Cuando el ‘lugar de descanso’ es trinchera y muladar

[foogallery id=»336649″]

La terminal situada en el fraccionamiento Escalera, en el municipio de Jesús María, alberga durante toda la jornada a las rutas: 6, 11, 28, 33 y 4 de Aguascalientes. Los choferes de éstas, como de otras rutas, solicitan y hacen un llamado a las autoridades para dar mejor seguridad en las colonias aledañas que tienen un alto índice delictivo.

Alejandro, conductor de transporte público desde ya hace 17 años, cuenta que por las noches se tienen que juntar cuatro autobuses para salir en fila y a toda velocidad, puesto que las pandillas nocturnas se la pasan haciendo disturbios, arrojándoles piedras y dándoles de palos a los camiones.

Por otro lado, ni ATUSA, ni el Gobierno muestran interés por tener terminales en mejores condiciones. La terminal mencionada se encuentra en medio de un baldío sucio, es una casa grafiteada con ventanas rotas y puertas oxidadas. No se cuenta con servicio de gas, hay un sillón largo, viejo y rasgado, además de sillas de plástico. El lugar no cuenta con agua, llega una pipa que a veces tarda hasta 15 días en llegar para surtir cuatro tambos.

La gente de los alrededores se molesta y ofende cuando ven a los choferes haciendo sus necesidades humanas en el páramo longevo al que pertenece la terminal, pero “no hay de otra”, dice Alejandro. Y si bien ATUSA paga la renta de este inhóspito lugar de descanso para los trabajadores, también se olvida de ofrecer un espacio digno, dejando de lado cosas tan básicas como un buen asiento para descanso o al menos la decencia de un baño en buenas condiciones.

La situación deplorable por la que tienen que pasar los choferes de ATUSA es objeto de admiración y más aún, de conciencia. Ya no sólo corren riesgo de los ya cada vez más frecuentes asaltos, sino que no se les trata con respeto.

“No es la única”, asevera nuestro entrevistado. En Santa Mónica se cuenta con servicio de baño de 8 am a 6 pm, el resto del día ellos mismos tienen que buscar dónde. Los domingos, en esa terminal no hay servicio de baño en todo el día.

También afirma que a veces no se cumplen las rutas completas, ya que las calles por las que tienen que pasar son muy conflictivas y habría seguramente algún percance en el camión, esto crea conflicto con el concesionario y con los usuarios. Por ello, se necesita asegurar más las rutas por las que viaja el transporte público, para al menos tener el derecho de la seguridad.