El desfile obrero del 1° de mayo es de los trabajadores, no del gobierno, afirmó tajante el dirigente de la Confederación Regional Obrera Mexicana en Aguascalientes, Jesús Enrique Ramirez Pérez, tras afirmar que este año los trabajadores organizados adscritos a dicha central tampoco desfilarán por prevención sanitaria.
Afirmó que si bien el Estado está en semáforo verde, la pandemia no ha terminado y no se quiere arriesgar la salud de los trabajadores y sus familias. Enfatizó que el hecho de que los trabajadores no desfilen, no quiere decir que hayan claudicado en sus exigencias. «Al contrario, hoy más que nunca exigimos mejores condiciones de trabajo, mejores sueldos y prestaciones, además del mejoramiento inmediato de los servicios de salud ya que con la pandemia pudimos constatar que lamentablemente en México este sistema está quebrado”.
Asimismo, criticó a dirigentes de trabajadores que acusan al Gobierno del Estado de haber suspendido el desfile. «Que no se equivoquen, el desfile no es propiedad del Gobierno, es de las y los trabajadores, y las autoridades sólo son facilitadores».
Apuntó que fueron las centrales obreras con el consenso de los trabajadores los que decidieron esperar a que haya mejores condiciones sanitarias para salir a las calles para expresar sus demandas.
Finalmente, Ramírez Pérez convocó respetuosamente a los demás sindicatos a realizar pronunciamientos en los que expresen sus demandas y a mantener la prudencia para evitar poner en riesgo la salud de los trabajadores. “De por sí estamos en medio de las festividades sanmarqueñas, que aún no sabemos el impacto a la salud que habrá con la convivencia de miles de personas sin medidas sanitarias, por eso el movimiento obrero optó por esperar a que las condiciones mejoren”.

¡Participa con tu opinión!