Staff
Agencia Reforma

WASHINGTON, EU.-En una carta, 16 senadores de Estados Unidos expresaron al Secretario de Estado, Antony Blinken, y al de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, su decepción por el trato «inhumano» que se le ha dado a los migrantes haitianos en la frontera sur del país y las deportaciones sumarias realizadas.
Encabezados por el Senador Bob Menendez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores, los legisladores urgieron a la Administración del Presidente Joe Biden a intensificar los esfuerzos con socios en todo el hemisferio occidental para hallar soluciones a la inestabilidad que se vive en Haití.
Ante ello, pidieron el establecimiento de un programa de reintegración para los repatriados y la colaboración internacional a fin de asegurar el acceso a protección, asistencia e información sobre los derechos de los haitianos que viven en el extranjero.
Asimismo, señalaron la importancia de designar a un nuevo enviado especial para Haití, luego que Daniel Foote dimitió el mes pasado en protesta por las deportaciones, mismas que calificó de inhumanas.
A mediados de septiembre, miles de migrantes fueron desalojados de un campamento fronterizo entre las ciudades Del Río, en Texas, y Ciudad Acuña, en México.
Ayer, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) dijo que 7 mil 500 migrantes haitianos fueron expulsados en menos de tres semanas por EU.
Cuestionado al respecto, el Canciller mexicano Marcelo Ebrard aseguró que el país tiene capacidad para dar refugio a 15 mil haitianos.
«¿Qué estamos haciendo? En medio año hemos recibido ese número de personas, estimamos que tenemos otro tanto igual, al menos en diferentes estados, que no han solicitado refugio», dijo.
«Las personas que lleguen a México invariablemente les ofreceremos lo mismo, capacidad de refugio tenemos. Somos un país de 126 millones de personas, si llegan 15 mil personas de Haití, quieren trabajar, quieren estar aquí, no es un problema para México», aseguró.