CDMX.- En el documental de Enrique y Meghan, los Duques de Sussex decidieron romper su silencio para mostrar su verdad, la realidad de su historia, pero las críticas lo señalan como una producción llena de victimismo.
«Aunque en el documental podemos ver el lado personal de los protagonista, gran parte del formato está basado en una sola cosa: el ‘acoso’ de la prensa a esta pareja y también el ‘desprecio’ con el que han sido tratados por muchos miembros de su propia familia.
«Un victimismo que ha acabado aborreciendo al espectador, que, atónito, ve cómo dos personas que han sido miembros de la Familia Real británica no hacen otra cosa que exponer una queja constante del tratamiento que han recibido durante años», señaló Europa Press. (Clarisa Anell Soto/Agencia Reforma)