Érika Hernández
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-El proceso de revocación de mandato del Presidente Andrés Manuel López Obrador terminó por ser una pantomima, un acto demagógico, un ejercicio irracional y costoso que no contribuyó a la democracia participativa en México.

Así lo afirmaron expertos de la organización The Delian Project, quienes participaron en la misión de observadores de la consulta de revocación de mandato del pasado 10 de abril.

Para Arnold Peschard, especialista en elecciones en América Latina, es incongruente que un Presidente con un alto nivel de aceptación, al mismo tiempo promueva el proceso de revocación y no dé el presupuesto para que se concrete y, además, cuestione la integridad del ejercicio.

La retórica del Primer Mandatario de impulsar democracia participativa no coincidió con sus actos, sostuvo.

«La demagogia es evidente. El proceso de revocación fue un instrumento de demagogia (del Presidente) para sostener su aprobación y esa factura es alta para el pueblo mexicano.

«La situación económica de México es tal para echarse un capricho de una revocación, dizque para justiciar la democracia participativa, cuando ellos mismos tratan de disminuir la integridad de un proceso, más allá de lo ilógico que era promoverlo desde un inicio», apuntó.

Aunque el INE, consideró, hizo lo posible para que fuera un proceso integro, pese a que no tuvo los recursos suficientes, desde un inició tenía «la pinta de una pantomima».

Al presentar el informe sobre lo observado por la misión, Peschard advirtió que una consulta de democracia participativa puede resultar atractiva, pero debe ser usada con seriedad, no como un capricho de un gobernante.

Apuntó que los mexicanos se dieron cuenta de que no era un ejercicio serio, y tenía otros fines, por ello el 82 por ciento decidió no participar.

«Es muy difícil entender cómo declaran que el proceso fue un éxito, no sé si en otra parte del mundo se hizo otro referéndum, porque en México fue un fracaso, en lo que es promover la democracia participativa. Los números no mienten, la realidad es la realidad, (aunque) hay quien quiere cambiarla», señaló.

Por su parte, Jean Pierre Kingsley consideró que López Obrador se sintió como en un proceso electivo, donde su contrincante fue el INE, lo que es «una desventaja muy fuerte» para el órgano electoral e injusta.

Recordó que el Instituto advirtió al Primer Mandatario que si no aprobaban una ampliación presupuestal habría menos casillas, pero el Gobierno y la mayoría en la Cámara de Diputados quisieron que así fuera el proceso.

«La democracia no se ha fortalecido, no se puede fortalecer la democracia atacando a la institución fundamental que provee la legitimidad de un gobierno y la gobernanza, va totalmente fuera de toca lógica, si atacas al INE estás atacando la institución que dio la legitimidad de los resultados. Es antiético, no tienen lógica», indicó.

Recomendó al Congreso mexicano cambiar la legislación para que se establezcan causas por las que se puede convocar a un ejercicio de revocación, y no sea porque el Presidente en turno lo quiere.

«Son propuestas sumamente caras. Cuando te gastas dinero en una elección legítima, estás invirtiendo en democracia, cuando estás invirtiendo en un referendo que no logra nada, estás haciendo un gasto en nada», indicó.

Sobre la intervención de funcionarios de Morena en el proceso, el experto indicó que en otros países, como Canadá, si los funcionarios o candidatos no atienden las prohibiciones de legislación se van a la cárcel.

«En Canadá, por ejemplo, las penas son muy serias, el precio a pagar en sumamente alto, a nosotros no nos gusta la gente que hace trampa», afirmó.

En el informe, Delian condena los ataques que realizó el Presidente y su partido contra el INE, las amenazas y denuncias penales, así como los recortes financieros.

¡Participa con tu opinión!