Diana Baptista 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 6-Abr .- Académicos que rechazaban la candidatura de Paloma Merodio a la vicepresidencia del Inegi manifestaron su indignación por la ratificación del Pleno del Senado.
«Hay indignación. No es posible que haya una violación a la ley tan flagrante, es lo que irrita más y descorazona, que la propia autoridad jura cumplir la ley», expresó Enrique Cárdenas, director ejecutivo del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY).
«Fue totalmente una decisión del Ejecutivo, de la Secretaría de Hacienda a la que el Inegi está sectorizada. La propuesta la debe haber hecho el Secretario de Hacienda. Hicieron valer su nominación al precio que fuera», aseveró.
Cárdenas se dijo preocupado por la actitud que tomarán los legisladores en los futuros nombramientos de importancia en el INAI, el Banco de México y el Tribunal Superior de Justicia.
El economista Jonathan Heath señaló a los senadores del PRI y el PAN por «torcer la verdad» para que el currículum de Merodio se adaptara a los requisitos para el cargo.
«Queda un sentimiento entre frustración y desilusión (…) Era muy claro que la Junta de Gobierno necesita a quienes sean capaces, de mucha experiencia, para dirigir y solidificar una institución autónoma», lamentó.
El año pasado, recordó, hubo controversia por cambios que hizo el Instituto al Módulo de Condiciones Socioeconómicas, con base en el cual se realiza la medición de pobreza.
El nombramiento, aseguró, permitirá más modificaciones de las cifras de ingresos y pobreza.
«El puesto de vicepresidente que dejó Félix Vélez era de encargado de Geografía y Estadística Socioeconómica, donde Merodio va a entrar con su experiencia de Sedesol para tratar de comprar votos», acusó.
Tras la nominación realizada por el Ejecutivo, instituciones educativas y organizaciones sociales, encabezadas por el CEEY, presentaron al Senado pruebas de que Merodio no cumplía con los requisitos profesionales y académicos para el cargo.

¡Participa con tu opinión!