Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Seguro Popular, el Insabi, y ahora el IMSS Bienestar no han solucionado la atención de quienes padecen insuficiencia renal y requieren de diálisis y hemodiálisis, pero no tienen seguridad social.
Por el contrario, se ha registrado un retroceso, aseguró el nefrólogo Antonio Méndez Durán, coordinador de Programas Médicos en el nivel central del IMSS.
Cuando surgió el Seguro Popular, aseguró, se otorgó la terapia de diálisis peritoneal y en menos de un año habían muerto entre un 70 y 80 por ciento de los pacientes.
Y no es que se trate de un mal tratamiento, sino que se carecía de personal especializado para realizarla y se registraron complicaciones y desenlaces fatales, advirtió.
Ante la alta mortalidad con diálisis peritoneal, el Seguro Popular eliminó esa prestación y ofreció trasplante renal con el candado de que sólo tenían acceso los menores de 18 años.
Por el alto costo de la hemodiálisis nunca hubo recursos para ofrecerla, aseguró el experto.
«El Seguro Popular cubrió solamente un año de diálisis peritoneal. Hemodiálisis nunca y favoreció la realización de trasplante renal, pero le pusieron un candado, sólo para menores de 18 años y eso se mantuvo vigente hasta que vino el nuevo gobierno de AMLO».
Con el Insabi, lamentó, no sólo no hay diálisis peritoneal ni hemodiálisis, sino que los menores de 18 años tampoco tienen acceso a trasplante renal y con el IMSS Bienestar se augura lo mismo, afirmó.
«En materia de diálisis ni uno ni otro sistema (Insabi e IMSS Bienestar) apoya a los pacientes que requieren una terapia dialítica», señaló.
De acuerdo con el experto, se estima que en el País 126 mil pacientes están en etapas avanzadas de la enfermedad, por lo que requieren ya sea de diálisis o hemodiálisis o trasplante renal; alrededor de 71 mil son atendidas por el IMSS ordinario.
El resto carece de seguridad social y está a la deriva.
Precisó que las terapias dialíticas son tratamientos crónicos y lo que suele suceder es que los hospitales generales de la Secretaría de Salud atienden la urgencia, pero no el seguimiento.
Así que cuando el paciente llega de emergencia es dializado y se va de alta y en 15 días que llegue muy grave tendrá que volver a ser dializado de urgencia, cuando debería ser dializado diario si es peritoneal y cada tercer día si es hemodiálisis.

¡Participa con tu opinión!