Nallely Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Para el Infonavit, las condonaciones de impuestos a desarrolladoras de vivienda son muestra de la complicidad de parte del gobierno para la construcción de viviendas en mal estado, dijo Carlos Martínez, director general del instituto.

“Siete mil millones de pesos, repito: 7 mil millones de pesos, a ese monto ascienden las condonaciones fiscales que Homex y Corporación Geo y sus filiales, que recibieron entre 2007 y 2015”, dijo en en marco de la inauguración de los trabajos de ONU-Hábitat.

“De esa magnitud era el contubernio del Gobierno con los grandes desarrolladores e implicó la claudicación del Estado mexicano en la conducción de la Política Nacional de Vivienda”, aseguró.

De acuerdo con información revelada por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), tan sólo a Corporación Geo, es decir sin contar a sus filiales, se le condonaron 2 mil 714.4 millones de pesos entre 2007 y 2015.

Por ello, el titular del Fondo de la Vivienda declaró que esa política fiscal contribuyó al desarrollo urbano desordenado y que hizo que el Estado contribuyera a la construcción masiva de unidades de mala calidad, en la periferia de las ciudades.

“En México estamos ante un nuevo comienzo, un nuevo comienzo en donde el Estado recupera la rectoría de la política nacional de vivienda y la pone al servicio de las y los mexicanos, empezando por quienes menos tienen y más lo necesitan”, dijo Martínez Velázquez.

“Para que nunca más el Estado mexicano condone 350 millones de dólares en impuestos a empresas que desarrollan vivienda, mucho menos si es vivienda de mala calidad, lejana a los centros urbanos y de trabajo y sin una adecuación cultural apropiada”.

Tan solo en el caso de Geo, este año sus accionistas arrancaron un proceso de disolución de la sociedad, mientras que en el caso de Homex, en 2017 autoridades estadounidenses detectaron que sus informes financieros contabilizaban viviendas que ni siquiera habían arrancado el proceso de edificación.