Ailyn Ríos
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Gobierno está excediendo los ataques a organismos autónomos, jueces y empresas con el fin de justificar la obtención datos personales y biométricos de los ciudadanos a través del Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (Panaut), criticaron especialistas.
Ayer durante su conferencia matutina, el Presidente Andrés Manuel López Obrador alegó que empresas como bancos ya cuentan con los datos biométricos del usuario.
Además, acusó a compañías telefónicas, como Telcel, de operar una campaña contra el Panaut y a los organismos como el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) y al INAI de atender intereses de las grandes empresas.
“Va en una lógica de no entender su papel como autoridad y como Gobierno”, dijo Michel Hernández Tafoya, director de Observatel.
Agregó que existe una contradicción cuando acusa al IFT de obedecer a intereses de terceros, y al mismo tiempo se le da la responsabilidad de administrar el Padrón.
Para Ramiro Tovar Landa, especialista en telecomunicaciones, la reacción del Presidente por el otorgamiento de amparos y suspensiones definitivas contra el Panaut demuestra que los tribunales especializados creados a partir de la reforma en competencia y telecomunicaciones son un contrapeso efectivo a las acciones de Ejecutivo y el Legislativo.
“Existe un afán de buscar ‘culpables’ cuando quienes se han amparado han sido personas físicas (usuarios), pero al señalar empresas es políticamente mejor”, apuntó Tovar Landa.
Grupo REFORMA consultó a Telcel sobre el tema, sin embargo no han emitido comentarios al respecto.
El juez federal Juan Pablo Gómez Fierro ha otorgado desde la semana pasada suspensiones provisionales para ciudadanos que se niegan a dar sus datos Panaut.