Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador cuestionó ayer a los candidatos «fantoches» que se exhiben en vehículos millonarios en campaña.
Además, dijo que, independientemente del partido, es difícil que un candidato que presume un automóvil valuado en 5 o 6 millones de pesos, obtenga el apoyo de la gente.
«Es pecado social la ostentación», sostuvo.
Durante la conferencia mañanera, el Mandatario fue cuestionado sobre el caso de la candidata a la Alcaldía de Quecholac, Puebla, Guadalupe Martínez Gerardo.
La aspirante del Partido Social de Integración (PSI) ha hecho campaña a bordo de una camioneta Lamborghini Urus, de más de 6 millones de pesos.
Según videos subidos por la propia candidata, el vehículo es conducido por su padre Antonio Martínez Fuentes, alias «El Toñín», señalado como líder huachicolero en Puebla.
-¿Qué opina y cómo evitar que la delincuencia se inmiscuya en estas elecciones?, se le preguntó en Palacio Nacional.
«Pues no puedo opinar nada, pero si llega un candidato con una camioneta, un coche que vale 5, 6 millones de pesos, más en comunidades pobres, pues no va ganar», respondió.
«Digo, no creo que la gente le apoye, no sé de qué partido y no quiero saber ni quién es, ni nada, además es libre».
López Obrador aprovechó para instar a los candidatos y servidores públicos a no ser presumidos ni «fantoches».
«Es pecado social la ostentación, la opulencia, pecado social, habiendo tanta pobreza, imagínense alguien que presumir ¿no? de un carro, no puedo decir las marcas porque también qué culpa tienen las empresas automotrices», dijo.
«O un avión privado, o un yate, o una mansión. Si es empresario puede hacerlo, siempre y cuando, desde luego, sea una riqueza bien habida, no producto de la corrupción, pero sí pueden, pero un servidor público ¿cómo?».
López Obrador advirtió que, quienes buscan enriquecerse y presumir bienes materiales, deberían dedicarse a otra actividad y no al servicio público.
«El que quiere hacer dinero, el que quiere presumir lo material, pues que se dedique a otra cosa, no al servicio público, pero bueno, cada quien es libre», enfatizó.
En un video, la candidata defendió su candidatura y el uso de la camioneta Lamborghini, al afirmar que se ha ganado la confianza de la gente y que no tiene necesidad de robar.