Staff
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-Por ser un proceso manoseado que pretende controlar las elecciones al estilo del viejo PRI, el Cardenal de Guadalajara y los laicos del Episcopado Mexicano rechazan participar en la consulta de Revocación de Mandato.
La Dimensión Episcopal para los Laicos criticó la injerencia de Morena en la promoción del ejercicio, lo que desvirtúa una herramienta hecha para que ciudadanos organizados remuevan a un mal presidente, señalaron a través de un comunicado.
Como el partido en el poder es el único interesado en llevarla a cabo, recalcaron, la revocación se convierte en ratificación y, por lo tanto, es inconstitucional.
Los laicos del Episcopado creen que el objetivo oculto es controlar las elecciones desde la Presidencia.
«Como en los viejos tiempos del PRI», subrayaron.
Podrían conseguirlo, expusieron, si desprestigian al INE y lo reforman para crear un nuevo organismo a modo, con el apoyo de la mayoría morenista en el Congreso de la Unión.
En el mismo sentido opinó Francisco Robles Ortega, Cardenal de Guadalajara, quien metaforizó el proceso de revocación como un alimento sucio y manoseado.
«Se me hace un tema que ha sembrado mucha confusión, mucha polarización, mucha división. No porque no se quiera participar en un ejercicio que corresponde a la ciudadanía y que expresa la democracia, sino precisamente por la intervención de autoridades, de partidos que han metido la mano (…) entonces se antoja el proceso como con mucha sospecha.
«Cuando vemos que un alimento se hace muy manipulado, que meten muchas manos; y unas no muy limpias, otras no muy claras, ¿uno qué dice? Mejor no tomo ese alimento», declaró.

¡Participa con tu opinión!