Nissan Mexicana tendrá que mejorar sus prácticas empresariales y hacerlas con mayor ética, así lo señaló el líder de la Confederación Regional Obrera Mexicana en la entidad, Jesús Enrique Ramírez Pérez, al resaltar que las percepciones en cuanto a utilidades de los trabajadores y sus condiciones laborales han ido a menos.
En conferencia de prensa, el líder cromista señaló que de 2012 a 2018 la empresa nipona otorgó cantidades irreales por concepto de reparto de utilidades, ante el argumento de la empresa de reducir el monto, por estar en crecimiento, por lo que necesitaban destinar fuertes cantidades para construir la planta A2.
Lamentó que las percepciones en utilidades han ido a menos y las condiciones laborales para quienes forman parte de esta rama del sector automotriz no han mejorado, lo que pone en evidencia los malos manejos de la empresa, razón por la que los afiliados han buscado otra representación sindical, ahora en la CROM.