Ana Laura Bañuelos Villaverde
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-Ricardo Anaya, ex candidato presidencial, cuestionó las acciones del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en materia de seguridad y advirtió que “las cosas se están poniendo cada vez peor”.

En un video, el panista reprochó insistir en la militarización, pues no ha funcionado, así como gobernar con base en ocurrencias.

“Yo no estoy diciendo que el problema empezó hace dos años, lo que sí sostengo es que por la falta de estrategia del gobierno las cosas se están poniendo cada vez peor”, alertó.

“Eso de abrazos y no balazos, con todo respeto, es una ocurrencia verdaderamente absurda. Y luego de dónde sacaron que si tratas bien a los delincuentes, ellos se portan mejor y baja la violencia”.

Además, Anaya criticó la actitud y decisiones de López Obrador en momentos como la liberación de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, el saludo a su mamá en Sinaloa, o su risa ante las masacres en México.

“Cómo no le van a tomar la medida los delincuentes”, atajó.

El panista pidió al Primer Mandatario tomarse en serio el tema.

“Nadie está diciendo que sea un problema fácil de resolver, pero de qué se ríe el Presidente”, cuestionó.

En la grabación, Anaya aseguró que sí hay solución para frenar la violencia en el País, aunque consideró que para ello es necesario cambiar “la estrategia fallida”.

“Seguir con más de lo mismo no tiene sentido. Tenemos que cambiar la estrategia fallida, haciendo lo correcto te garantizo que sí podemos construir un México seguro y en paz”.

El político queretano planteó romper el círculo vicioso generado por los delitos, la violencia, la corrupción y “una impunidad brutal”, el cual, dijo, se refuerza con el crecimiento desordenado de ciudades, el desempleo, la pobreza urbana y la desigualdad extrema.

Para ello, propuso cuatro acciones: primero, prevenir los delitos con acciones focalizadas y, a la vez, articuladas en una estrategia nacional.

Segundo, terminar con la impunidad, con medidas como policías bien pagadas, ministerios públicos que funcionen y que exista capacidad para investigar los delitos, especialmente los del crimen organizado.

Además, consolidar y profundizar la reforma al sistema de justicia e invertir recursos suficientes para la seguridad.