CDMX.- La pluma de Alan Moore es aclamada por fans de sus obras “Watchmen” y “Batman: La Broma Asesina”, pero el creador asegura que las cintas de superhéroes han arruinado al cine y a la cultura.
Alejado del género por el horror que le causan las adaptaciones, el también autor de “V de Vendetta” se ha desentendido de los cómics de forma permanente desde hace dos años, pues considera que en ellos también ha permeado un fanatismo insano.
“Hace varios años dije que me parecía una señal preocupante que cientos de miles de adultos estaban haciendo filas para ver personajes que fueron creados hace 50 años para entretener a niños de 12 años.
“Eso parecía hablar de una especie de anhelo de escapar de las complejidades del mundo moderno y volver a una infancia nostálgica recordada. Eso me parecía peligroso, infantiliza a la población”, opinó el creador en entrevista para Deadline.
Moore también señaló que en 2016, cuando Donald Trump ganó las elecciones presidenciales de Estados Unidos y Reino Unido votó por salir de la Unión Europea, la mitad de las 12 películas más taquilleras eran de superhéroes.
“No quiero decir que uno cause el otro, pero creo que ambos son síntomas de lo mismo: una negación de la realidad y una necesidad de soluciones simplistas y sensacionales”, acotó.
La última película de superhéroes que vio el escritor fue Batman (1989), de Tim Burton, y tras ello, ni siquiera las buenas críticas para Guasón lo han hecho volver, pues considera que los personajes en pantalla fueron robados de sus creadores.
Moore incluso dijo sentirse responsable, pues con sus obras los cómics comenzaron a verse como novelas gráficas que podían ser leídas por adultos de clase media, cuando lo que lo atrajo a incursionar en el género es que era para niños y clases bajas.
El creador trabaja en The Show, filme independiente protagonizado por Tom Burke y que se presentará en el Festival de Sitges.
El proyecto ha sido desarrollado para convertirse en una serie de cuatro o cinco temporadas y el escritor aseguró que no le molestaría acercarse a plataformas de streaming, mientras le permitan mantener el control creativo. (Staff/Agencia Reforma)