Temas escabrosos para la sociedad provocan opiniones encontradas, en que algunos defienden la posición oficialista y otros tratan de demostrar lo equivocado que están, como es el caso de la despenalización de la marihuana que rubricó el Senado y que hoy se encuentra en la Cámara de Diputados, para su conocimiento, análisis y aprobación o modificación en su caso.

En Morena están de pláceme ya que le arrebataron una bandera histórica a sus ex consanguíneos del PRD, que ha sido una lucha que mantuvo por décadas, pero es hasta ahora en que la mayoría de los senadores de esa procedencia y sus partidos satélites lograron dar el empujón que necesitaba la demanda de los grupos proclives a su uso.

Aguascalientes no podía estar ajeno al debate público, por lo que cada quien manifiesta lo que a su leal entender debe suceder, es el caso de la diputada morenista Natzielly Rodríguez Calzada, que calificó como atinada lo ocurrido en la Cámara de Senadores, porque según ella representa un golpe al narco ya que se le arrebata la siembra, trasiego y venta del narcótico y de esta manera se reducirá la violencia que generan los cárteles, además que junto con el uso lúdico tendrá uso terapéutico en apoyo a los enfermos que lo requieran, por lo mismo ponderó la importancia de regular el uso medicinal, industrial y de comercialización.

En contra de esa medida se pronunció el empresario transportista Roberto Díaz Ruiz, al citar que hay temas más importantes que deberían tratarse en el Senado y no darle prioridad a la marihuana, porque con o sin decreto quien tiene este vicio “difícilmente lo deja y es un fenómeno que continuará”. Por ahora, al anteponer el uso lúdico, deja ver la calidad de legisladores que se tiene en el país, “que ante cosas más urgentes han optado por distraerse y atender lo que pudiera esperar”. Sostuvo que en tiempos de pandemia y de necesidades de los estados y municipios en materia de salud, educación, tecnología y economía, en el Congreso de la Unión prefieren dedicarle su tiempo a este tipo de temas, por lo que “es de dar pena y decepción, no sólo de México, sino en el mundo entero, que nuestros legisladores estén más preocupados por dar legalidad al uso lúdico de la marihuana, como si se tratara de algo verdaderamente de importancia, esto no es más que fomentar un vicio que como toda adicción genera estragos, aunque digan que es inofensivo”.

Lo que es una verdad incontrovertible y que no se menciona en el dictamen senatorial es sobre un programa para regenerar la vida de los individuos que han sido atrapados por su consumo, ni se habla de los daños irreversibles cuando tienen largo tiempo de consumir la marihuana. Sólo señala los beneficios que habrá para quienes se dediquen a su venta legal y de lo que captará Hacienda en impuestos, además que como hermanos menores de los estadounidenses los mexicanos no pueden quedar atrás, porque si ellos ya lo hicieron no hay razón para que no se haga lo mismo aquí.

Podrán esgrimirse múltiples razones para aprobar el uso legal de la yerba, pero ninguna de mayor peso para quienes han tenido un familiar, un amigo, un conocido, que murió joven después de varios años de ser un adicto. Un vecino de quien esto escribe pasó la última etapa de su existencia viviendo de la caridad pública, después de haber sido una firme promesa del futbol y que según los entendidos tenía madera para figurar en el ámbito profesional, con él se perdió toda una generación de muchachos que no pudieron superar su inclinación, algo que hoy continúa sucediendo en casi todos los estratos sociales.

Y en cuanto a eso de con sólo despenalizar el uso del alcaloide se reducirá la violencia, no pasa de ser una quimera en una noche de verano, porque está comprobado que el crimen organizado actúa como una empresa, al diversificar sus actividades, por lo que actualmente es común que además de la venta de todo tipo de estupefacientes se dedican a cobrar piso a comerciantes, a asaltar cuentahabientes, robar automóviles, al rapto y tantas otras modalidades que tiene la delincuencia, por lo que los senadores sólo les quitarían una parte de sus ingresos, pero ya se las ingeniarán para que quienes comercialicen la marihuana paguen el derecho de haberlo.

RELEGADOS

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) carece del medicamento que requieren los enfermos de Alzheimer, mismo que se solicita para frenar un poco la enfermedad, mientras que en el ISSSTE sí lo hay, por lo que las personas adscritas a esta institución siguen el tratamiento normal.

Al destacar lo anterior, la presidenta de la Fundación Familiares de Alzheimer, Berta Dora Quezada Sánchez, dijo que la pandemia ha provocado que los enfermos de Alzheimer queden en segundo plano en la atención médica y hospitalaria, ya que todos los esfuerzos se orientan al cuidado de quienes padecen el coronavirus, por lo que los casos nuevos tienen que esperar hasta que se tenga la oportunidad de atenderlos o ingresarlos.

Añadió que sigue el avance de los casos, por lo que a la fecha son 11,500 que requieren de apoyo especializado y lo cual se dificulta debido a que los hospitales están enfocados hacia los pacientes del Covid-19, dejándose para después a quienes padecen de demencia temprana o ya la tienen avanzada.

Esto genera que se complique el diagnóstico de nuevos casos, por lo que se ha tenido que recurrir a la valoración a distancia y a la hora que solicitan que les surtan la receta “se ha estado batallando”, pero no hay manera de cambiar la situación ya que parte de los allegados de quienes padecen esa enfermedad carecen de recursos para acudir a la medicina privada.

Otra cuestión que afecta es que, a raíz del confinamiento decretado por las autoridades, hay hacinamiento en las viviendas, lo que impacta a enfermos de este padecimiento y a sus familiares, que aún cuando tratan de disimular su sufrimiento éste es notorio.

Lo que hace la Fundación es apoyar en todo lo que está a su alcance, como atención a distancia o de manera virtual, con pláticas que se imparten en el área de psicología y neuropsicología, lo mismo que en la consulta en el área de geriatría, pero Quezada Sánchez espera que pronto se normalicen los servicios a que tienen derecho en los hospitales públicos y en los respectivos consultorios, por el bien de quienes necesitan de un seguimiento del régimen a que están sometidos.

DE COMPRAS

El Partido Movimiento Ciudadano (PMC) se adelantó el regalo de Navidad, con la adquisición de varios ex priistas para que traten de enderezar la nave. El dirigente nacional de este organismo, Dante Delgado -también ex militante del PRI -, adelantó que no irán en alianza con otros partidos, tanto para los comicios locales de alcaldías y diputados, como de diputados federales, porque según sus proyecciones PMC tendrá en 2021 el que tenga mayor crecimiento en el país, gracias al nivel de candidatos que tendrán y que en su mayoría serán personas conocidas en la sociedad. Aunque le hace el feo a las demás instituciones políticos, dijo que además de “perfiles ciudadanos” también podrán integrar “a liderazgos y experiencia que aporten en prácticas de buen gobierno”. Desde ahora lanzan el anzuelo a académicos, profesores, profesionistas, empresarios y a los liderazgos sociales, a las mujeres y a los jóvenes, que en conjunto promuevan los derechos humanos, del medio ambiente, la cultura, la recreación y el esparcimiento. Con esa ensalada confía el ex gobernador de Veracruz obtener algunas victorias, aunque sus representantes locales deberán de trabajar contra el tiempo porque el proceso electoral está en marcha, por lo que más de un vivillo ya trata de aprovecharse de las siglas para volver al Congreso del Estado o la alcaldía capitalina o ya de perdida a una diputación federal. Lo que se logre será bueno, porque esto significará que todavía existe.