Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

La UE ultima nuevas sanciones a Bielorrusia por la presión migratoria sobre Polonia… (elpais.com).

Comentario:

Polonia está enojada con Bielorrusia. Resulta que Polonia es un buen punto para entrar a la Unión Europea y Bielorrusia está atrayendo migrantes de Oriente Medio prometiendo fácil entrada a la UE y los está empujando a la frontera con Polonia. Resultado: caos en dicha frontera y miles de migrantes sufriendo hambre, sed y las inclemencias del tiempo. Sin mencionar la posibilidad de un incremento de tensiones entre los dos países que se podría dar con cualquier incidente. Ya se ha visto a bombarderos rusos sobrevolar la zona. ¿Por qué está ocurriendo la crisis migratoria? ¿Qué puede hacer la Unión Europea?

Recordemos que la UE estableció sanciones económicas a Bielorrusia cuando en agosto del 2020 el presidente Lukashenko se robó las elecciones. A la fecha la UE no reconoce la victoria de Lukashenko. Además, en junio del 2021, la fuerza aérea bielorrusa desvió a un avión que llevaba a un opositor para poder arrestarlo. Ahora ningún avión europeo utiliza el espacio aéreo de ese país y básicamente están cancelados los vuelos a ese destino.

En venganza, Lukashenko está manipulando a los migrantes del Medio Oriente. Vuelos de Bagdad en Irak a Minsk, capital de Bielorrusia, acarrearon a cientos, si no es que a miles de personas aspirando a una mejor vida. Bielorrusia no piensa quedarse con ellos, sino que los envía a la frontera con Polonia y los alienta a cruzar. Por ejemplo, los provee con pinzas para cortar los alambres de púas que restringen el paso. Ahí, soldados de Polonia hacen lo posible por descubrir los puntos débiles y evitar el ingreso de los migrantes. En una noche son típicos más de 100 intentos de grupos de personas por debilitar la cerca y cruzar. Pocos lo logran hasta el momento y muchos de quienes lo hacen son detenidos y deportados. Polonia no está concediendo asilo.

Tan firme está Polonia en evitar la migración que está enviando más de 12,000 soldados a la frontera. Si consideramos que quienes intentan cruzar son menos de 5,000 parece un exceso. Pero es su derecho. Cuando migrantes logran entrar a través de España, Italia o Grecia, provenientes del Mediterráneo, la Unión Europea los reparte entre los países miembros. Fue una de las razones por las que Gran Bretaña abandonó la Unión. En este caso Polonia piensa evitarlo al máximo. En parte porque ella misma ha tenido conflictos, al parecer con la Suprema Corte de Justicia Europea, y está un tanto aislada.

Por supuesto Europa no está cruzada de brazos, aún cuando tenga sus disgustos con Polonia. La aún Canciller alemana Ángela Merkel le marcó a Vladimir Putin para pedirle que interceda en la crisis migratoria. Se sabe que Putin respalda a Lukashenko y éste le haría caso. Pero Putin no está muy bien con la UE y tal vez podría estar detrás de todo el embrollo: mandar migrantes para desestabilizar la UE. Esta tiene que mitigar el problema y no ceder, so pena de que más migrantes lleguen de todas partes del mundo a pedir asilo. Tal vez sea cruel, pero la solución no está en la migración, sino en el desarrollo económico de los países en crisis. ¡Difícil problema!

 

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com.