Claudia Guerrero 
Agencia Reforma

CDMX.- Cuestionado sobre la afirmación de Arturo Herrera, titular de la SHCP, quien advirtió que México enfrenta la peor crisis económica que se ha vivido desde 1932, el Presidente Andrés Manuel López Obrador admitió que es una crisis profunda, pero que el País está “saliendo del hoyo”.

“Sí, es una crisis profunda. Lo importante es que vamos a salir rápido, no va a ser una crisis prolongada, hay indicios de recuperación, la estrategia ha funcionado y puedo probarlo. A pesar de la difícil situación de la profundidad de la crisis, vamos saliendo del hoyo en que caímos, vamos saliendo. Estoy optimista, sé que vamos a salir adelante”, comentó López Obrador.

En conferencia en Palacio Nacional, el Mandatario federal dio la razón al Secretario de Hacienda sobre que México estaría viviendo su peor caída desde 1932.

“Bueno, en efecto, es la crisis mundial, en lo económico, más profunda que se haya presentado en los últimos 100 años, en un siglo. En Europa, no se veía una caída de la economía desde la Segunda Guerra Mundial, en Estados Unidos no se veía una caída de la economía como la actual desde la crisis de 1929 y 33. Y, nosotros, no habíamos caído en lo económico, ahora desde 1932, precisamente por la crisis económica de EU”, señaló López Obrador.

“Hubieron países que no lo supieron manejar, con todo respeto, el equilibrio de la crisis de salud, cuidar al pueblo pero al mismo tiempo no perjudicar mucho la economía. Entonces, eso no es para presumir, pero lo supimos hacer, eso nos está permitiendo que se vaya saliendo adelante. Entonces, no hay problema, lo que planteó el Secretario de Hacienda es correcto, ese es el diagnóstico”.

El Presidente destacó la estrategia de austeridad que implementó su Gobierno para cuidar las finanzas y no adquirir deuda como muchos países lo hicieron a raíz de la pandemia de Covid-19.

“Tenemos indicadores que nos muestran que estamos saliendo de la crisis económica y estamos saliendo con costos bajos, porque en otros países aplicaron la estrategia de siempre, de endeudarse, para inyectar recursos arriba, a las corporaciones. Nosotros no nos endeudamos y con una política de austeridad apretamos el cinturón, no como era antes, y logramos liberar fondos par apoyar abajo de manera directa.

“En otro países, con todo respeto, además de seguir con lo mismo de inyectar recursos arriba, contrataron deuda, pero en grandes cantidades, hasta aplaudían cuando conseguían deuda. La combinación de lo que nosotros estamos destinando a la gente humilde, a la gente pobre, nos llevó a reiniciar el fortalecimiento o el crecimiento de la economía y sin contratar deuda”, agregó.