Sergio Cuevas Ávila
El Heraldo

Tasas infrahumanas de hasta 333% en el Costo Anual Total es lo que llegan a cobrar algunas casas de empeño en Aguascalientes, quienes se aprovechan de la necesidad de la gente, haciéndose pasar como “hermanas de la caridad”, alertó Gerardo Sánchez Herrera, asesor del Colegio de Economistas del Estado, quien llamó a la población a evitar caer en las garras de estos usureros.
El especialista indicó que en esta época de muchos gastos, tras las graduaciones y a un mes del regreso a clases, la gente en general se truena los dedos, buscando la manera de hacer frente a los gastos y hay instituciones como las casas de empeño que fomentan la usura. Afirmó que hay quienes cobran tasas hasta de 333%, otras de 122% y la que menos cobra tiene un 77% de Costo Anual Total. “Por ejemplo, si piden 10 mil pesos solamente de intereses al año, les van a pagar 33 mil pesos. Creo que eso es la usura. Hago un llamado a la Profeco, que es la que regula a estas entidades, a que hagan su trabajo. No se vale”.
Aclaró que estas tasas se aplican cuando la gente acude a empeñar joyas y particularmente objetos de oro, ya que en electrónicos y otros enseres la tasa es menor. Sin embargo, dijo que la gente que más recurre a este tipo de establecimientos es aquella de más escasos recursos. “Están erosionando de por sí el salario bajo de los trabajadores y ellos tienen que echar mano de estas entidades, en estas épocas y estas instituciones fomentan la usura, es la realidad”.
Apuntó que si bien las casas de empeño deberían ser transparentes en su publicidad e información, generalmente lo del CAT viene en letras chiquitas. Por lo anterior, recomendó a los trabajadores hacer uso preferiblemente de los fondos de ahorro de las propias empresas, quienes prestan a una tasa anual del 12 al 24%.
“Es el dinero que ahorran todos los trabajadores y al trabajador que requiere recursos, se le presta de ahí. Este fondo de la empresa es la primera opción que les daría. Y la segunda opción sería el crédito de nómina, donde al trabajador se le paga con una tarjeta de débito de alguna institución bancaria y es muy probable que le presten; es mejor esto que recurrir a la usura de estas casas de empeño, esa es mi sugerencia a los trabajadores”, finalizó.