Hasta en un 35% pudiera ser la deserción en la población escolar de Jesús María luego de que este ciclo se llevó a distancia donde los adolescentes y jóvenes se pusieron a trabajar y muchos niños de primaria están muy dispersos, señaló la coordinadora de la Asociación Bienestar e Integración Familiar (BIFAM), Claudia Mayordomo Fernández.
La activista manifestó la preocupación que su asociación tiene luego de que ante la posibilidad del regreso a clases presenciales en Aguascalientes en junio, alrededor de un 30 a un 35% de los niños de Jesús María no van a regresar a las aulas, pues la deserción escolar en jóvenes de secundaria va a ser enorme ya que muchos se fueron a trabajar y difícilmente van a regresar a la escuela y los chicos de primaria ni se enteraron y creen que fueron vacaciones. “Estamos a la expectativa y con ganas de abonar en que no haya más deserción escolar, en que los niños puedan terminar sus cursos”.
A pesar de lo anterior, dijo que hay muchas madres de familia que sí están al pendiente de entregar las tareas de sus hijos y no han dejado de hacerlo en la modalidad a distancia, aunque tampoco entienden bien cómo va a ser el regreso a clases presenciales, luego de que muy pocos maestros se han puesto en contacto con ellos para explicarles las noticias que van a recibir este viernes por parte del Instituto de Educación de Aguascalientes.
Respecto a la operatividad del comedor comunitario de BIFAM, indicó que el hecho de ya estar en semáforo verde les ha permitido que los niños que atienden, ya regresen a comer de manera presencial aún con las medidas de sana distancia y de convivencia segura, mediante 5 grupos de 30 niños que acuden en horario de las 12 del día a las 2 de la tarde en turnos de media hora, además de que también asisten a activación física.