Laura Elena Rivera Manzanares
El Heraldo

Con un aumento notorio en el número de pacientes con el virus SARS-CoV-2 que se encuentran hospitalizados en calidad de graves, siendo 113, y altibajos en los muy graves para cerrar la semana con 66, se llegó a este sábado con un acumulado de pérdidas de vidas por el COVID-19 de 34 para alcanzar la cifra de 316.
Hasta el domingo pasado los pacientes hospitalizados en calidad de graves eran 48 y los muy graves 62, sin embargo, en el transcurso de los días hubo aumento hasta 60, pero el viernes y sábado se dispararon los graves a 109 y 113 respectivamente. En tanto que los muy graves se mantienen en promedio, los más que se registraron fueron 72 el jueves pasado pero algunos se recuperaron y se cerró la semana con 66 internados.
Cabe mencionar que de los 316 fallecidos de abril a la fecha, 221 casos se han registrado en el Hospital COVID-19 del IMSS en esta localidad, 48 en el Hospital Hidalgo, 27 han perdido la vida en el ISSSTE, 2 en el Hospital General Tercer Milenio, 1 en el de Rincón de Romos, 11 en su domicilio particular y 6 en clínicas privadas.
En cuanto al número de contagios hasta ayer se tenía un acumulado de 5 mil 677 personas positivas al coronavirus, 428 personas más que las que habían contraído el virus hasta hace 8 días. Este día se dará la nueva cantidad de pacientes que han recuperado su salud al cumplir la cuarentena después de haber sido detectados positivos al COVID-19, aunque hasta ayer se mantenían en los 4 mil 019 recuperados, con 14 mil 448 negativos y un total de pruebas aplicadas de 20 mil 382.
NO DA TREGUA. De acuerdo a los reportes de las últimas semanas, queda de manifiesto que la ola de decesos por este virus no cesa, al igual que ocurre con los contagios, lo cual, a decir de las autoridades en salud, se debe al aumento en la movilidad ciudadana y los pocos cuidados preventivos que se tienen, y si bien el uso del cubrebocas se ha generalizado, todavía hay personas que se resisten a utilizarlo y otros que si bien lo portan, no lo aprovechan de manera adecuada.
Ante esto es que distintas instituciones educativas y civiles, a la par que el sector salud de la localidad, han incentivado las campañas para promover el uso de los barbijos y caretas, como una medida preventiva y de esta manera, lograr la reducción tanto de contagios como de personas que por sus condiciones de salud, llegan a manifestar gravedad al hacer frente al virus, tras haberlo adquirido.