Staff
Agencia Reforma

CDMX.- Pese al buen paso de Brasil en las eliminatorias rumbo a Qatar 2022, las tensiones provocadas por su elección como sede de emergencia para la Copa América se han robado los focos.
La ‘verde-amarela’ derrotó ayer 2-0 a Ecuador, pero el día estuvo marcado por diversas voces que criticaron la decisión de realizar el torneo continental en Brasil como reemplazo de Colombia y Argentina, que declinaron por motivos sociales y de salud.
Por ejemplo, el capitán del equipo, Casemiro, se negó a participar en una conferencia de prensa como símbolo de disconformidad de algunos jugadores con la celebración del certamen en su país.
“Los jugadores tienen una opinión clara, se la comunicaron a la Federación (CBF) y harán lo mismo con el público en el momento oportuno. Inclusive, eso tiene que ver con la ausencia de nuestro capitán, Casemiro, aquí en esta entrevista”, aseguró el entrenador brasileño Adenor Leonardo Bacchi “Tite”.
La discrepancia entre los dichos del ministro de Salud, el cardiólogo Marcelo Queiroga, y el ministro de la Presidencia, Luiz Eduardo Ramos, respecto a la vacunación, agravó la situación.
Mientras el primero descartó la inmunización de los participantes en la Copa América como requisito indispensable, el segundo aseguró que vacunar es parte del protocolo avalado por la Conmebol y el Gobierno de Brasil.
Además, el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, indicó que, de agravarse la pandemia en dicha ciudad, no dudará en cancelar juegos del torneo.