Los adultos mayores ocupan el 50 por ciento de la capacidad hospitalaria del IMSS y el 40 por ciento de las consultas de medicina familiar en unidades y de especialidad en hospitales.
Ante la creciente demanda de servicios de personas mayores de 65 años de edad, se implementó el programa GeriatrIMSS, con un equipo multidisciplinario de salud que brinda atención médica, psicológica, nutricional y social.
Entre las principales problemáticas que atiende el programa, destaca la polifarmacia -ingesta de hasta 16 fármacos-, depresión, demencia, fracturas por accidentes en casa y complicaciones de enfermedades crónico-degenerativas como diabetes e hipertensión arterial, entre otras.
Antonio Vidales Olivo, coordinador de GeriatrIMSS destacó la ayuda a los pacientes a manejar sus problemáticas de salud más recurrentes, con el objetivo de que logren una mayor independencia, autosuficiencia y funcionalidad en su vida cotidiana. “Trabajamos con sus familiares o cuidadores para asesorarlos en técnicas de cuidado y autocuidado”, añadió el geriatra.
Cuando el paciente no tiene familia, las trabajadoras sociales le ayudan a conformar una red de apoyo entre los vecinos y amigos, para que cuenten con ayuda acorde a sus necesidades.
Alrededor del 10 por ciento de la población derechohabiente del IMSS en la entidad, tiene más de 65 años de edad, lo que equivale a más de 70 mil personas que son susceptibles de recibir el apoyo de este programa.
Los interesados pueden solicitar una valoración gerontológica a su médico familiar, quien los turnará al módulo GeriatrIMSS correspondiente, en caso de requerir el servicio.