Van en aumento los robos con violencia en viviendas, negocios y de autos, por lo que se ha generado malestar y desconcierto en diversos sectores de la población, lamentó Humberto Martínez Guerra, al cuestionar que no se ve firmeza por parte de las autoridades.

“Han anunciado diversos operativos, pero todo ha quedado en el discurso, no se ven acciones en concreto, una estrategia sólida que dé tranquilidad a la población”, señaló.

Destacó que el sector empresarial se encuentra sumamente preocupado por el incremento de la delincuencia y ante el temor de que Aguascalientes pase al grupo de estados peligrosos, lo que pondría en riesgo las inversiones.

“La inseguridad, se ha vuelto un mal endémico, que afecta ya no sólo la periferia de la ciudad, sino a cualquier sector, lo que incrementa la zozobra de la gente”.

Por tanto, dijo que es necesario que se vea una postura firme antes de que sea imparable la criminalidad, es tiempo de que las autoridades “se pongan las pilas”, y que la población se sienta segura.

Añadió que los cuerpos policiacos deben ser evaluados y de ser necesario, que haya una depuración; para poder contratar elementos capaces, implica que reciban un sueldo decoroso y la capacitación permanente; estos dos ingredientes son fundamentales para que no se dejen corromper tan fácilmente y para que se sientan estimulados en su labor.

“También es fundamental que se revise el actuar de los mandos medios y se hagan los ajustes necesarios”, añadió el asesor empresarial.

Indicó que la sociedad no puede vivir atemorizada, y para que el sector empresarial siga creciendo, necesita el aliciente de un entorno seguro. Tanto las corporaciones municipales como la estatal, deben coordinarse en una estrategia con resultados que pueda apreciar la población, de tal manera que verdaderamente se advierta menor inseguridad.

Martínez Guerra consideró que debe revisarse el marco jurídico y hacerse las reformas necesarias, para que la reincidencia sea castigada, pues más se tardan en arrestar a un delincuente que en dejarlo libre a sabiendas que va a replicar conductas antisociales.

“Debe castigarse con mayor severidad a quienes reinciden, porque ante la facilidad con que los dejan libres, no dudan en volver a delinquir”, acotó.