El presidente del Grupo de Industriales Panificadores, Jaime Álvarez Esparza, afirmó que la cultura de la pastelería y los bizcochos crece en Aguascalientes, especialmente entre la población joven, constituyéndose en un nicho que el sector panificador aspira a potencializar.
Indicó que la elaboración de pasteles requiere el uso de diversos insumos y, usualmente, un mayor esfuerzo, mientras que la demanda diaria se concentra en los panes dulces y bolillos. Álvarez detalló que la pastelería es un área de oportunidad para las panaderías al diversificar con ella la variedad que se ofrece a los clientes.
El representante de los tahoneros explicó que la elaboración de pasteles en la entidad es una actividad creciente, especialmente después de la pandemia, con personas que incursionaron en la elaboración de estos alimentos en sus hogares de manera artesanal. Asimismo, apuntó que el mercado de los pasteles es cada vez más notorio, con un crecimiento estimado del 15% en este tipo de establecimientos, sin considerar a aquellas personas que se dedican a esta actividad de manera informal.
En ese sentido, resaltó la necesidad de que estas personas se incorporen a esquemas formales para tener mejores oportunidades y se reconozca el talento de muchas personas para hacer productos de gran valor estético y buen sabor.

PASTELEROS. Álvarez Esparza mencionó que la entidad no cuenta con una afición al consumo de pasteles de manera ordinaria como sí se puede observar en otros estados del país. Sin embargo, los cambios en las costumbres de consumo en las nuevas generaciones son un factor que se debe observar y que ya se percibe localmente.