Enrique Osorio
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-Durante 2020, en los Servicios Médicos Forenses (Semefos) de Jalisco los casos de mujeres con causa de muerte desconocida crecieron un 325.4 por ciento en comparación con el 2019.
El Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses reportó que al menos entre el 1 de enero y el 28 de octubre de este año practicó necropsias a 758 mujeres, de las cuales desconoce la causa de muerte de 251.
El año pasado, el Semefo identificaba estas muertes bajo el término “se investiga”, y ese año sumaron 59 mujeres en esta circunstancia en el mismo lapso.
Esto significa que hay cuatro veces más casos de mujeres en los que el instituto no consiguió aportar datos obtener datos sobre el motivo del deceso a la carpeta de investigación.
Una indagatoria sin una causa de muerte definida complica cualquier resultado, y más si adicionalmente se desconoce la identidad de las víctimas, lo que también ha aumentado este año.
De acuerdo con las cifras forenses, en este mismo lapso suman 59 mujeres fallecidas a las que no se ha podido establecer su identidad, 53 de ellas bajo resguardo en las instalaciones del Semefo de la Zona Metropolitana de Guadalajara.
Además, a 46 de ellas tampoco pudieron determinarle la edad, otro dato que además complica la posibilidad de registrar sus características básicas y devolver el cuerpo a sus familias.
Desde agosto, el Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (Cepad), había advertido que esta situación era una muestra de la forma en que la institución forense estaba rebasada y no cumplía con su labor: dar certeza científica para dotar de justicia y verdad.
A decir de Octavio Cotero Bernal, integrante del Observatorio de Seguridad y Justicia de la UdeG y ex titular del IJCF, la institución está ya rebasada, en su capacidad de almacenamiento como en la del personal a cargo de los dictámenes.
“Está agravado y no se ha atendido el tema, es un problema muy grave y el Gobierno del Estado ha sido indiferente a esa problemática y es urgente que no perdamos la conciencia ni ustedes ni nosotros y los que están en el Gobierno menos”, expresó Cotero.
El ex titular forense habla desde la experiencia, pues como parte de la búsqueda de su hija, desaparecida desde el 9 de julio de 2018, ha visto las imágenes del horror, los cuerpos descompuestos de mujeres; la Fiscalía no le ha dado avances sobre el caso.