Frida Andrade
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La inseguridad que se da en el País ha provocado que el costo a nivel nacional por robo o asalto de algún negocio, de cualquier tamaño, vaya en incremento.
En promedio, en 2021 el costo por robo o asalto era de 53 mil pesos por evento, pero el año pasado subió a entre 58 mil y 60 mil pesos, señala la Asociación Mexicana de Empresas de Seguridad Privada (AMESP).
En algunos estados este costo es superior. Por ejemplo, en la Ciudad de México ascendió a 95 mil pesos, pues la demanda de mercancía es mayor y se mueven más productos, dijo Gabriel Bernal, presidente de la Asociación.
«Son números alarmantes para la gente que quiere poner su negocio o que puede venir a instalarse a México», afirmó Bernal.
Luis Miguel Dena, presidente del consejo de Grupo Black IND, afirmó que la impunidad y mayor organización de la delincuencia en el País crean el coctel necesario para impactar en la vida de un negocio.
«El tablero (ilegal) del País está distribuido entre organizaciones criminales que tienen una línea de negocio como las drogas, trata de personas y otras pequeñas líneas de negocio, entre ellos la extorsión y asalto a negocios», destacó.
Jorge Peñúñuri, presidente de la Comisión de Seguridad y Justicia de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), comentó que en este sexenio van casi 500 mil carpetas de investigación por robo a negocio, es decir, un promedio de 250 carpetas al día.
Además de la mercancía, los negocios pierden equipos o cualquier otro tipo de artículo que era patrimonio del establecimiento, detalló Bernal.
Es en el sector de electrónica donde más robos se dan y se pierden artículos como pantallas, computadoras y celulares, agregó Bernal.
David Román, presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Rastreo y Protección Vehicular (ANERPV), dijo que las empresas requieren contar con una estrategia a partir de diversas herramientas y tecnologías, por ejemplo, si su transporte cuenta con GPS es posible recuperar la mercancía.
Usar las tecnologías es una inversión de bajo costo para las empresas si se considera que pueden perder cargas con valores millonarios, además de que se evitan que los productos se vendan en el mercado informal, expreso Román.
«Si hacemos un cálculo aproximado de lo que una pequeña empresa podría gastar en contratación de seguridad privada, custodia de traslado de mercancías y sistema de circuito cerrado, asciende a 360 mil pesos al mes, considerando factores como tamaño de la empresa, número de viajes de mercancía, elementos de seguridad necesarios etcétera», detalló Peñúñuri.
En México se registraron 4.7 millones de unidades de negocio de diversos tamaños en 2023, de las cuales 2.1 millones han sufrido percances de inseguridad, añadió Bernal.
Pero sólo 1.7 millones tienen instaladas medidas de seguridad como alarmas, GPS, guardias o incluso herramientas de ciberseguridad, refirió Bernal.
«Lamentablemente, ya sea porque son o no víctimas, las empresas tienen que destinar fuertes partidas para su seguridad, ya sea por prevención o reparación», destacó Peñúñuri.