Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Dependencias y organismos del Gobierno federal están aumentando la burocracia a través de la figura de servicio especializado de terceros, también llamado outsourcing o subcontratación.
Sólo para este año, según las licitaciones disponibles en Compranet, se prevé la contratación de más de 7 mil 300 nuevas plazas de trabajo, principalmente para operar los programas prioritarios del Presidente, pero también para áreas especializadas con sueldos de hasta 85 mil pesos mensuales.
Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) –nueva versión de Conasupo–, se dispone a contratar a más de 3 mil 600 empleados vía outsourcing, tanto para ese órgano como para Liconsa y Diconsa, con un gasto de mil 200 millones de pesos.
Segalmex opera el Programa de Precios de Garantía pero no se le asignaron en el presupuesto plazas laborales ni dinero para servicios personales.
La Secretaría de Cultura subcontratará hasta mil 600 personas, por 340 millones de pesos, para su Programa Cultura Comunitaria.
El Banco del Bienestar requirió de mil 263 trabajadores en un contrato con Servicios Empresariales Teram, vigente hasta enero de 2021, con lo que casi duplicó su plantilla laboral.
La Comisión Nacional Bancaria y de Valores también asignó a principios de 2020 un contrato para 62 trabajadores y está en proceso de conseguir hasta 350 más con salarios de hasta 85 mil pesos.
Con el outsourcing, las dependencias no tienen que crear ni administrar plazas laborales, pues todo queda a cargo de las empresas que cobran “comisiones de administración” desde 0.99 hasta 14.99 por ciento del valor de la plaza.