Moisés Ramírez
Agencia Reforma

Monterrey, México.-Pese a los problemas económicos globales, entre ellos la alta inflación en alimentos, los exportadores mexicanos de carne de res no han parado y, por el contrario, están logrando cifras récord.

De enero a mayo pasados, los envíos crecieron 24 por ciento anual, alcanzando un volumen histórico y también una facturación sin precedente, según cifras del Sistema de Administración Tributaria (SAT) recopiladas por el Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).

Productores y analistas explicaron que la razón del fuerte crecimiento deriva de la mayor competitividad en precio de la carne mexicana en Estados Unidos respecto a otros grandes competidores mundiales.

«Las complicaciones logísticas en cuanto a los fletes marítimos es un factor que desincentiva las exportaciones de Australia y Nueva Zelanda hacia Estados Unidos», dijo Héctor Garza, presidente de la Asociación Mexicana de Productores de Carne de Res.

De acuerdo con los datos de GCMA, México exportó 151 mil toneladas de carne de res entre enero y mayo pasados, un 24 por ciento más que las 122 mil toneladas del 2021.

Este volumen equivale a mil 066 millones de dólares, 34 por ciento más que los 796 millones del arranque del 2021, cifra que también se vio influida por un encarecimiento de 8.3 por ciento del precio de la carne de exportación.

El 86 por ciento de las exportaciones mexicanas de carne de res tienen como destino Estados Unidos.

A pesar de esta situación, un empresario ganadero nuevoleonés señaló que el 85 por ciento de la carne va al mercado mexicano y que el encarecimiento de granos, insumos y combustibles ha complicado el panorama del sector.