Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El asesinato de policías en el País aumentó 17 por ciento en 2020 respecto al año anterior y 16 por ciento en comparación con los registros de 2018, alertó la organización civil Causa en Común.
En la presentación vía remota del trabajo “Ser policía en México: asesinatos, atrocidades y registros de contagios y muertes de policías por Covid-19”, la investigadora Airam Saucedo dio a conocer que 2020 cerró con 524 oficiales asesinados, mientras que en 2019 fueron 446 y el año previo sumaron 452.
Guanajuato encabezó en los últimos tres años la lista de policías asesinados, según el estudio, con 84 en 2020, 73 en 2019 y 66 en 2018.
El Estado de México fue segundo en cuanto a esas cifras con 47 policías muertos a manos de la delincuencia en 2018 y 39 en 2020, mientras que en 2019 fue tercero, detrás de Michoacán, con 41.
De los mil 422 policías asesinados en los últimos tres años, 738 fueron municipales, 603 estatales y 81 federales.
En gran parte, añadió Saucedo, esas cifras se derivan de un abandono crónico de las instituciones de Policía, tanto estatales como municipales, que no equipan a sus elementos con lo necesario para hacer frente a la delincuencia.
A eso se suma que carecen de prestaciones o salarios dignos, para que tengan una mejor calidad de vida.
Ricardo Realivazquez, director estatal operativo de la Comisión Estatal de Seguridad Pública en Ciudad Juárez, Chihuahua, reprochó que en distintas ocasiones los policías tienen que enfrentar el alto poder de fuego de delincuentes con fusiles de bajo calibre.
“Los compañeros en las zonas serranas se enfrentan con la delincuencia organizada que tienen fusiles Barret Calibre. 50 y lanzagranadas, ellos si tienen capacidad de fuego, y el policía debe defenderse con un calibre. 23”, reclamó el mando.