La cancelación de la Feria de San Marcos anunciada recientemente por la falta de garantías a consecuencia de la pandemia de COVID-19, será un duro golpe para los comerciantes, quienes esperaban entusiasmados el evento económico más atractivo del año.
De acuerdo al presidente de Canaco Aguascalientes, Humberto Martínez Guerra, lo anterior significará para algunos comercios el cierre definitivo, por lo que llamó a fomentar el consumo local con la intención de evitar mayores afectaciones.
Si bien la derrama económica proyectada por las autoridades estatales, misma que por la cancelación de la verbena no será posible captar, fue estimada en 9 mil millones de pesos de manera directa, a eso, dijo, habrá que sumarle el recurso indirecto que genera la asistencia de visitantes nacionales y extranjeros.
“Además de apoyar el comercio local desde lo básico como es comprar en las tiendas de la esquina, será determinante que los comerciantes puedan adaptarse cuanto antes a los nuevos esquemas de venta, apoyados por la tecnología, así como poner a andar la creatividad para subsanar cuanto antes las afectaciones originadas por la pandemia”.
Basado en las proyecciones nacionales en donde se estima que alrededor de 8 millones de personas productivas se quedarán sin su principal fuente de ingresos, para el caso de Aguascalientes se esperaría que cerca de 8 mil personas queden prácticamente en la calle, al no tener las condiciones para continuar con sus negocios. Recordó que recientemente y con la finalidad de rescatar al comercio local, de la mano con la UAA se está trabajando en la realización de un micro sitio en el cual se pondrá a disposición de los cibernautas todo tipo de productos y servicios.
Finalmente, exhortó a las personas para que dentro de lo posible acudan a los diferentes negocios que paulatinamente han comenzado a levantar la cortina cumpliendo con las estrictas medidas sanitarias, para consumir y de paso apoyarlos.