Cristina Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El policía Antonio Aquino de la Luz diseñó una aplicación para evitar el robo de vehículos sin violencia en estacionamientos públicos.
Durante sus años como patrullero de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) en calles de Tláhuac, uno de los delitos más frecuentes era el robo de autos en estacionamientos.
Tras concluir sus estudios en Ingeniería hace unos meses, el agente desarrolló una aplicación, para el sistema operativo Android, que se puede descargar en una tableta o teléfono inteligente.
Se trata de la app “Gestión Estacionamiento Seguro”, con la que busca tener mayor control de los vehículos que ingresan y salen del negocio.
“Cuando yo estaba adscrito al Sector de Tláhuac, teníamos incidencia de robo de vehículo, entonces, se me ocurrió implementar algo un poco más funcional, y de ahí salió la aplicación”, comentó.
El negocio interesado descarga la app en un celular o tableta y cuando el conductor ingresa al estacionamiento se carga en el sistema la placa de auto y el cliente crea una contraseña de dos dígitos, que sólo él conocerá.
Al retirar el vehículo, el conductor deberá llenar esos dos dígitos; de ser incorrectos, la app envía una alerta y activa la toma de una fotografía de quien intente sustraer el auto.
Aquino de la Luz busca que esta imagen sirva como prueba ante un Juez de Control al momento de presentar detenidos por robo de vehículo.
“Esa parte me parece importante, porque ubicas en el contexto, en tiempo, forma y espacio, a la persona que intentó sustraer el vehículo, y nos sirve de alguna manera como un documento electrónico que puede utilizar el Ministerio Público a su favor”, argumentó.
El agente de 36 años estudió Ingeniería en Sistemas en una Universidad de Gobierno y, posteriormente, los continuó en una Universidad privada.
Los últimos tres años se dedicó a concluir su carrera y el proyecto que confía pueda ayudar a la ciudadanía.
“En la Secretaría no sabían de este proyecto, yo fui el que lo metí, lo hice por iniciativa propia, por querer mejorar la calidad, es algo personal y lo hago después de mis horarios de servicio, le invierto tiempo libre”, dijo.
“Me siento contento, con satisfacción, espero hacer un bien muy grande”.
El agente comentó que está satisfecho de su labor en las calles, a pie o a bordo de una patrulla. Ya suma 16 años en la corporación.
Sin embargo, con la conclusión de sus estudios, no descarta poder ingresar a las filas de la Policía Cibernética, también de la SSC.
“Nace por la necesidad de tener un trabajo, así como comenzamos todos y ya después, le vas agarrando un cariño a querer hacer las cosas bien y poder hacer algo por los demás”, enfatizó.