Las muertes por COVID-19 prácticamente han rebasado a las de VIH en Aguascalientes, lo cual preocupa ante el riesgo de que las autoridades de salud minimicen otras y también pretendan hacer recortes en dichas comorbilidades, estableció Marco García Robles, coordinador de la Fundación VIHDA.

Detalló que históricamente desde el 1986 hasta junio de 2020 de acuerdo a los datos de la Secretaría de Salud Federal a través del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/SIDA (CENSIDA) hay en Aguascalientes 1,203 casos acumulados, de los cuales 1,015 son hombres y 188 mujeres. Además, dijo que de los casos que continúan registrados como seropositivos a VIH de 1984 a 2020 en el estado son 597, los cuales son atendidos en las distintas instancias de salud.

Mientras que en cuanto a decesos, se estima que en el estado hay alrededor de 600 personas que han fallecido por SIDA, por COVID van más de 740, por lo que la actual pandemia ya superó al número histórico de muertes por afecciones causadas por VIH.

Ante estas cifras, García Robles comentó que les preocupa que la autoridad deje de atender o minimice a partir de ahora, enfermedades como el VIH y otras y se pretendan hacer recortes como parece está siendo la moda en la cuestión presupuestal en materia de salud. “Nos preocupa que se diga, si en 20 años o más se han muerto los mismos que se han muerto de coronavirus en 2 meses, pues a lo mejor no requiere tanto dinero el VIH, eso nos preocupa, esperemos que no llegue al pensamiento de las autoridades de salud federales, creo que hay bastante conciencia en lo local y sobre todo que se siga atendiendo a la población”.

Adicionalmente, dijo que se sigue complicando la atención de enfermos con VIH, cáncer y otras enfermedades en los distintos centros hospitalarios del estado, ante la prioridad que tienen las personas sospechosas de coronavirus, pues se han pospuestos diagnósticos, la realización de tomografías o incluso de Rayos X, lo cual va a tener un impacto porque hay gente que ha muerto también por estos retrasos en la atención. “Yo sé que es una actividad extraordinaria y emergente la atención del coronavirus, que es importante por supuesto, pero creo que no debemos dejar de pensar en otras pandemias y enfermedades crónico-degenerativas que siguen afectando a la población”.