El COVID-19 está muy próximo a convertirse en la mayor catástrofe atendida por las empresas aseguradoras en México, luego de que a la fecha se ubica en segundo lugar, muy cercano al huracán Vilma que afectó al país en 2005, informó el presidente de la Asociación Mexicana de Agentes de Seguros y Fianzas, José Refugio Náñez Rodríguez.
El representante de AMASFAC en Aguascalientes dio a conocer el más reciente reporte del COVID por parte de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), en donde las distintas instituciones de seguros han erogado 2 mil 300 millones de dólares, lo que la ubica en la segunda mayor catástrofe atendida y en primer lugar se ubica el huracán Vilma con 2 mil 392 millones de dólares. “Ya casi iguala y pronto superará los gastos ocasionados por el huracán de 2005 y aún no se le ve fin a esta pandemia”.
Pese al avance del COVID en México, Náñez Rodríguez destacó que la industria de seguros se mantiene sólida y con solvencia para atender a todos sus asegurados”. En tan sólo 14 días del 19 de julio al 2 de agosto las empresas aseguradoras pagaron 60 millones de dólares, lo cual es inaudito. Se amortizan las indemnizaciones y gastos gracias a que la mayoría de las compañías de seguros en México cuentan a su vez con pólizas de re-aseguro con grandes compañías a nivel mundial, pero esto del COVID es catastrófico”.
Detalló que en materia de seguros de gastos médicos, las empresas aseguradoras en Aguascalientes se han atendido 523 casos y han erogado costos promedio por 485 mil pesos en la atención hospitalaria por COVID y donde el mayor caso cubierto a nivel nacional hasta el momento supera los 31 millones de pesos.
Estableció que de los 3 millones 152 mil 205 casos de COVID detectados en el país, solo el 1.25% protegió su salud a través de un seguro por lo que 560 mil familias al año llegan a sufrir un quebranto económico por los altos costos de la enfermedad.
En materia de seguros de vida, comentó que en el caso de Aguascalientes se han atendido a 1,022 casos, además de que a nivel nacional 108 mil familias que perdieron a un ser querido, conservaron su estabilidad financiera gracias a que contaron con una póliza de este tipo, donde el caso de mayor monto pagado ascendió a poco más de 68 millones de pesos y el monto promedio es de 244 mil pesos.