Al informar que la meta de atención 2020 para el Centro de Integración Juvenil sumaba 125 mil personas, pero que a la fecha únicamente se había llegado a poco más de 60 mil jóvenes, adolescentes, niñas y niños, el director Mario García Martínez anunció la incorporación a la campaña del Programa Mesas Espejo del Plan Nacional de Prevención a través de la detección y tratamiento de consumo de sustancias psicoactivas.

Indicó que los actuales tiempos de la pandemia sanitaria obligaron a frenar las actividades de prevención en las escuelas, en las empresas y en una diversidad de espacios, motivo por el cual se deben crear nuevos instrumentos para acercarse a la población juvenil para continuar apoyándola y alertándola de los riesgos existentes.

En entrevista con El Heraldo, el director del CIJ señaló que se trabaja en la integración de otras dos campañas muy agresivas para ponerse en contacto con la población juvenil y de esta manera apoyar a este sector de la población que sin duda requiere de acompañamiento en estos tiempos de pandemia.

Respecto al citado programa, que son los dispositivos de seguimiento del Plan Nacional de Prevención, dijo que es una propuesta del Gobierno Federal para movilizar los recursos en el estado y en los municipios para brindar a jóvenes y menores espacios y actividades para que desarrollen habilidades sociales y para la vida.