Ricardo Vargas

El tema que sigue siendo el titular en las primeras planas, el principal tema de conversación a la hora de la comida, en las noticias, en los grupos de WhatsApp; el COVID-19. Llama mucho la atención el número de contagios oficiales en nuestro país, pues resulta difícil de creer que en un país de 120 millones de habitantes, dado el patrón de contagio generalizado que se ha observado en otros países tengamos al día de hoy (viernes por la noche) un poco más de 700 casos confirmados.

El tema principal de esta discusión es naturalmente el número de pruebas realizadas. Y es que esto es de llamar la atención pues se ha observado una fuerte correlación entre el número de pruebas realizadas y número de contagios confirmados, en países donde ya tiene presencia importante el virus. La correlación se refiere a la razón de cambio de una variable respecto a otra. Es decir, qué tan parecida es la evolución de una variable en relación a la otra, y aunque este término no significa ni asegura causalidad (que el suceder de una variable cause a la otra), sí demuestra una relación importante entre dos variables.

Bueno, pues en la mayoría de los países con casos de COVID esta correlación es fuerte y positiva, lo que sugiere que a mayor número de pruebas realizadas es mayor el número de contagios confirmados. El problema con nuestro país es que hemos realizado únicamente (hasta el 24 de marzo) 2.6 pruebas de COVID por cada 100 mil habitantes, mientras que en Estados Unidos se habían realizado 24, y en Italia se habían realizado 491 pruebas. En número total de pruebas realizadas, México se encuentra por debajo de países como, Colombia, Vietnam, España y Francia. Todos ellos cuentan con una población más chica que la nuestra.

Y cuando hacemos la observación en la frontera norte de nuestro páis, vemos que con cifras oficiales teníamos hasta hace un par de días 14 casos confirmados en Baja California contra 3,172 en California (importante la relación tan fuerte que existe entre San Diego y Tijuana por ejemplo), mientras que en Tamaulipas había solamente 12 casos confirmados y en Texas 1,359 (también de resaltar la relación comercial tan fuerte y el flujo diario de personas entre ciudades mexicanas como Reynosa y Nuevo Laredo con el sur de Texas).

No quiero decir con esto que estemos viendo una acción deliberada por parte de nuestros gobernantes para ocultarnos información, pero ya sea por falta de asignación de recursos o por falta de rapidez, estamos teniendo una baja detección de casos evidentemente porque el número de pruebas que estamos realizando es muy bajo. El problema con esto es que cualquier política pública aplicada a enfrentar esta crisis sanitaria, o cualquier medida de contingencia no tendrá éxito, pues está siendo diseñada con base en una información totalmente alejada de la realidad. Si no hacemos pruebas, no vamos a encontrar contagios. Punto.

 

Para llevar…

El fin de semana pasado, se llevó a cabo en Mexicali una Consulta Popular, similar a la que se realizó para aprobar la cancelación del aeropuerto de Texcoco y para aprobar el proyecto de Santa Lucía, y similar también a la que se utilizó para aprobrar el proyecto del Tren Maya. En esta ocasión, la intención de la consulta era saber si la población aprobaba o no la continuación de una planta cervecera de la firma Constellation Brands, quien produce las marcas de Grupo Modelo en nuestro país. La razón o el pretexto de hacer la consulta era en relación a la disponibilidad de agua en la región. La construcción de la planta inició el año pasado, en un proyecto con una inversión total de 1,400 millones de dólares y que generaría 750 empleos directos. Por alguna razón, cuando ya se habían invertido 900 millones de dólares en la planta, se realizó una consulta para decidir su cancelación. En dicha consulta, convocada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, participaron menos de 37 mil personas, que equivale al 5% del padrón electoral de Mexicali. De este minúsculo número de personas que acudió a las urnas, el 76% decidió que no se debía de continuar con la construcción de la planta cervecera.

Lo realmente impactante de esta noticia no es el debate sobre la situación hídrica de la región, pues la misma SAGARPA junto con CONAGUA, publicó el 20 de enero de este año en un comunicado de prensa (https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/526341/Comunicado_de_Prensa_No._047-20.pdf) que la región de Mexicali tiene la disponibilidad suficiente de agua para asegurar el abastecimiento de la población actual y futura aún con el funcionamiento de dicha planta cervecera. Dice dicho comunicado también que “el abastecimiento de 5.8 Mm3 anuales de agua superficial a la empresa Constellation Brands no amenaza el balance hídrico en Mexicali y su valle…”.

Y la pregunta entonces vuelve a ser ¿Por qué cancelar inversiones ya en curso, especialmente en un momento en donde no tenemos inversión privada y nos estamos adentrando a una profunda crisis económica? Una cosa es que el Gobierno no invierta en el país, pero otra muy diferente es que se dedique a ahuyentar a la inversión extranjera.

Escríbame.

rvargas@publimagen.mx

@1ricardovargas