Las mujeres embarazadas son un grupo de riesgo ante la COVID-19. Un informe global publicado en la revista médica JAMA Pediatrics, por la Asociación Médica Estadounidense, encontró que las gestantes asintomáticas tienen un mayor riesgo de complicaciones graves del embarazo, incluida la preeclampsia y el parto prematuro.

La mayoría de los factores de riesgo de la preeclampsia, caracterizada por presión alta, no se pueden modificar, como la genética y la edad. Sin embargo, hay medidas preventivas que intervienen en el desarrollo de una posible hipertensión arterial durante el embarazo.

Entre ellas, “evitar el consumo de tabaco, mantener un peso adecuado para prevenir alteraciones metabólicas que causan hipertensión arterial y diabetes gestacional. Evitar el estrés y hacer reposo relativo. Además, establecer una dieta rica en calcio y antioxidantes, como la vitamina C y la vitamina E, y complementos de ácido fólico para prevenir posibles defectos congénitos del bebé”, destaca la especialista en Embarazo & Lactancia de Superguapas.es, Alessia Fernández.

Pero además de las complicaciones durante el embarazo, la investigación indicó que las gestantes que contrajeron COVID-19 tienen 22 veces más probabilidades de morir que las mujeres embarazadas que no contrajeron el virus. Los individuos que tenían síntomas o comorbilidades, como diabetes o sobrepeso, tenían un mayor riesgo de complicaciones y muerte, señalaron los investigadores.

Por tanto, la pandemia del coronavirus ha tenido un impacto directo e indirecto en la mortalidad materna. En México, en 2019, cerca de 695 mujeres embarazadas murieron por alguna enfermedad o padecimiento. No obstante, tras la pandemia, la cifra de mortalidad se incrementó a 934 defunciones, según un informe de la Secretaría de Salud.

De acuerdo con la entidad, los registros publicados para 2020 hasta la semana epidemiológica 20 de este 2021, contabilizaron 357 muertes maternas, de las cuales 138 fueron provocadas por la COVID-19.

Existe evidencia científica que detalla el por qué de las cifras y los resultados coinciden con las investigaciones estadounidenses. La Federación Mexicana de Colegios de Obstetricia y Ginecología (FEMECOG) y la fundación IberoamericanResearch Network, explicaron que las mujeres embarazadas son más susceptibles a infecciones virales por los cambios en el cuerpo y la modificación del funcionamiento de su sistema inmunológico y respiratorio para que el bebé pueda desarrollarse.

“Las embarazadas que se contagian con el nuevo coronavirus tienen 1.65 veces más probabilidad de morir, dos veces más probabilidad de neumonía severa y 2.25 veces más probabilidad de ingresar a terapia intensiva”, destacó Martínez Portilla, coordinador científico de FEMECOG.

Finalmente, la crisis sanitaria también ha impactado gravemente sobre la salud mental de las embarazadas. En países como España, la pandemia ha incrementado las cifras de ansiedad y depresión en mujeres gestantes. Hay un 15 % más de mujeres con depresión posparto, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR). Por ello, existe una necesidad de protección específica para este grupo poblacional.