Con una ligera reducción en el número de pacientes encamados en los hospitales locales, se presentó el Informe Técnico del SARS-CoV-2 en la entidad, pues mientras domingo y lunes se reportaron 117 pacientes entre graves y muy graves, ayer permanecían internados 99, 69 en camas generales para COVID-19 y 48 con respiración artificial.

Sin embargo es una enfermedad que sigue dejando dolor en algunas familias, pues el reporte de las últimas 24 horas fue de 7 decesos por COVID-19, con los que suman ya 212 personas que han perdido la batalla ante el coronavirus.

En esta ocasión fueron 5 mujeres, de 63, 38, 52, 63 y 67 años de edad que se mantuvieron hospitalizadas un tiempo, pero no superaron la enfermedad, así como dos varones, uno de 89 y otro más de 40 que hasta ayer fue considerado dentro de la tabla de registros de casos COVID-19, pues llegó al hospital en malas condiciones, se le intubó y falleció sin que se le hubiera tomado la muestra respectiva, aunque su cuadro clínico y los estudios radiográficos resultaron compatibles al COVID-19 y por tanto se dictaminó su deceso por esa causa.

De acuerdo a la información proporcionada por el ISSEA, hasta ayer se tenían detectados 3 mil 903 contagiados de COVID-19, además que hay 299 pruebas de personas que se sospecha puedan tener el coronavirus, en tanto que hay 2 mil 755 recuperadas, en espera que en unos días más, otras personas se sumen a esta lista de superación de la enfermedad.

De los 99 pacientes encamados, 56 están graves; 34 en el IMSS, 15 en el Hospital Hidalgo y 4 en el ISSSTE, en tanto que son 46 muy graves, distribuidos 28 en el Seguro Social, 15 en el hospital estatal y 3 en el ISSSTE.

Las estadísticas facilitadas a través del Informe, resaltan además que se tuvo el resultado de 68 nuevos contagios con los que suman 3 mil 903 de marzo a la fecha, y 569 siguen activos; y de las 15 mil 639 pruebas, 11 mil 437 han resultado negativas.