El COVID-19 podría ser un Caballo de Troya que provocaría futuras oleadas de demencia, de acuerdo con investigaciones de expertos globales, por lo que el llamado a la población es a conocer las señales de advertencia para prevenirla, así lo señaló la presidenta de la Fundación Familiares de Alzheimer Aguascalientes, Bertha Dora Quezada Sánchez.
En el marco de Septiembre, Mes Mundial del Alzheimer, la activista comentó que la Federación Mundial y la Federación Mexicana de Alzheimer alentan a conocer sobre la demencia y el Alzheimer y detectar los signos de advertencia y buscar información, asesoramiento y apoyo que potencialmente puedan conducir a un diagnóstico oportuno.
Advirtió que de acuerdo con recientes investigaciones, el coronavirus podría aumentar aún más la pandemia de demencia, por lo que instan a la Organización Mundial de la Salud y a los gobiernos de todo el mundo a priorizar y financiar investigaciones vitales sobre los vínculos entre COVID-19 y la demencia.
Estableció que hoy más que nunca es necesario crear conciencia ya que el COVID-19 traerá una nueva oleada de personas que desarrollen algún tipo de demencia, además de que una reciente investigación muestra que el impacto neurológico de coronavirus en el cerebro puede aumentar tanto la probabilidad de que una persona desarrolle demencia como la tasa de que se desarrollen cambios patológicos relacionados con la demencia en el cerebro.
Indicó que estas investigaciones reveladas en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer 2021 indican que algunos pacientes que tuvieron COVID-19 pueden experimentar una aceleración de los síntomas y la patología de la enfermedad de Alzheimer y demencias.
Enfatizó que de acuerdo con el presidente de la Federación Mundial de Alzheimer, el doctor Alireza Atri debemos prestar atención al “caballo Troya” que el covid-19 está dejando atrás por los síntomas neurológicos como la pérdida del gusto y el olfato, así como los problemas cognitivos tales como la ‘niebla cerebral’ y las dificultades con la concentración, la memoria, el pensamiento y el lenguaje. “En pocas palabras, tienes una fortaleza y un enemigo que hace agujeros en la paredes, es menos probable que puedas resistir los ataques actuales y futuros. El COVID-19 abre las puertas de la misma manera que lo hicieron los soldados griegos escondidos en el caballo de madera. Da un acceso más fácil a las cosas que pueden dañar su cerebro”.