El negocio del vino no es para todos; Adriana Aguirre Ramírez, gerente de Somos Vid Aguascalientes y directora del Centro Polivalente Vitícola, dio a conocer que el proceso de vinificación es costoso y tardado; “quienes se dedican al negocio tienen otras fuentes de ingreso”, expresó.
Para la productora, proyectos como la Ruta del Vino ayudan a que quienes se dedican a este sector productivo puedan promocionarse y vender su vino. Sin embargo, señaló que los recorridos que se preparan en algunos de los viñedos locales no dan para sostener la industria; “no creo que hacer un recorrido te dé un porcentaje de retorno para poder mantener un viñedo; pero ayudan las actividades alternas para tener algo de recurso”, mencionó.
Explicó que quienes incursionan en este modelo de negocio no sólo deben costear la producción de la uva; sino también pagar el proceso de vinificación, que no es nada barato; “los insumos que se necesitan para el vino no son baratos; hablamos de las botellas, los corchos y las etiquetas que también generan gastos”, comentó.
Además, se debe trabajar en lograr la comercialización del producto; en ese sentido, Aguirre Ramírez detalló que de los 48 proyectos de negocio que existen en el estado, sólo tres cuentan con el registro para exportación; “nadie exporta, si venden en otros estados, algunos logran entrar en supermercados o mayoristas de vinos y licores; situación que les ayuda a promover su vino”, dijo.
Algunos de los vinos que se producen en Aguascalientes son vendidos en la Ciudad de México, Guadalajara, Morelia, Durango, Oaxaca y Veracruz.
Para cerrar, la directora del Centro Polivalente Vitícola dio a conocer que la gente del estado se está adentrando más en el consumo de esta bebida. “Ya la gente de Aguascalientes sabe que Hacienda de Letras no es el único vino que existe, ya empiezan a identificar más marcas y tipos de vino; se interesan en probar etiquetas diferentes de otras casas comerciales”, concluyó.