Claudia Guerra 
Agencia Reforma

Las elecciones del domingo no sólo serán las de mayor número de cargos en juego y las de mayor registro nominal de votantes, también las más caras de la historia.

El presupuesto federal para estos comicios registra un incremento del 12.1 por ciento real (cifras ajustadas con la inflación) respecto a las pasadas elecciones intermedias del 2015.

El domingo se elegirá a los 500 integrantes de la Cámara de Diputados, así como 15 Gubernaturas, además de Congresos locales y Alcaldías.

Este año, el Instituto Nacional Electoral (INE) recibirá 26 mil 820 millones de pesos, un incremento real del 15.4 por ciento, respecto a las votaciones de hace seis años.

A su vez, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación tendrá 3 mil 030 millones de pesos, un caída del 10.2 por ciento real en el mismo periodo.

Así, entre los dos organismos, recibirán 29 mil 850 millones de pesos, 12.1 por ciento real mayor.

“Sería muy bueno hacer una revisión puntual (de) por qué son casi 30 mil millones de pesos”, dijo Alejandra Macías, directora del Centro de Investigaciones Económicas y Presupuestarias (CIEP).

“Eso podría ser el equivalente a algún programa social o a un aumento en el presupuesto a salud que tanto necesitamos”, añadió.

Otros analistas apuntaron que el costo de las elecciones será aún mayor a lo ya presupuestado.

La razón es que también se dan gastos -reportados y no- de partidos, candidatos independientes, Gobiernos locales y organismos electorales locales.