POR: OCTAVIO DÍAZ G.L.

@octaviodiazg

En el pasado mundial de fútbol la selección de Costa Rica logró jugar un quinto partido, algo que el fútbol mexicano nunca ha logrado. No es de extrañarse si vemos la improvisación y los intereses que dominan el deporte mexicano en detrimento de los resultados y del espectáculo. Pero también refleja cómo ciertos países funcionan mejor que otros y este es el caso de Costa Rica. Si recorremos Centroamérica, y en general el resto de Latinoamérica, este país destaca por su prosperidad y por la paz social que ha logrado consolidar. Algunos datos de la posición que guarda Costa Rica con respecto a los países de Latinoamérica son: es el segundo país que más turismo atrae después de México (alrededor de 1 turista por cada dos habitantes); es el tercer país más seguro después de Chile y Uruguay; tiene la esperanza de vida más alta en la región; es el país más democrático según la Fundación Konrad Adenauer; tiene el menor déficit habitacional; su sistema de salud está entre los mejores del mundo. Para mayor muestra del ambiente de paz en que se desenvuelve este país, no hay ejército desde 1948 año en que, después de sufrir su última guerra civil, fue abolido y su constitución reformada para desparecerlo.

Costa Rica cuenta con alrededor de 5 millones de habitantes en 51,100 kms. cuadrados y colinda con Nicaragua y Panamá. Es aproximadamente del mismo tamaño y población que nuestro estado de Michoacán. Costa Rica, integrada a la Capitanía General de Guatemala fue parte de la Nueva España durante la Colonia. En 1821 se adhiere junto con el resto de Centroamérica al Imperio Mexicano de Agustín de Iturbide hasta que en 1823 se separa de México y se adhiere a la República Federal de Centroamérica. A partir de 1848 se convierte en nación soberana e independiente.

La tasa de pobreza en Costa Rica se estima en 21% (16% pobreza relativa y 5% pobreza extrema) agravada recientemente por la inmigración proveniente de Nicaragua que se estima en alrededor de 500,000 personas que han puesto en aprietos a los sistemas de salud del país. En contraste, en México el 42% de la población vive en pobreza (33% en pobreza moderada y 9% en pobreza extrema). En materia de corrupción, según Transparencia Internacional, se encuentra rankeada en el lugar 49 de 177 con una calificación de 53/100 lo que quiere decir que el 73% de los países son más corruptos. En Latinoamérica solo Chile y Uruguay están mejor calificados en materia de corrupción que Costa Rica. México por su parte está en el lugar 106/177, con una calificación de 34/100 y solo un 44% de los países son más corruptos.

Diversas multinacionales como Intel, que puso una fábrica de microprocesadores, han invertido en Costa Rica y numerosas empresas han colocado aquí sus centros de servicio, tales como Procter & Gamble, Coca Cola, Hewlett Packard, Sony, DHL, Amazon, etc. Todas ellas atraídas por el alto nivel educativo (la tasa de alfabetización es casi de 95% con una cobertura de enseñanza primaria universal y 70% en secundaria.) y las cuales han impulsado la economía de este país. Sin embargo, el turismo es la fuente de ingresos más alta con la que cuenta.

Costa Rica se encuentra a dos horas y media de vuelo desde la Cd. de México. Aunque es posible transportase por tierra, atravesar Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua podría representar riesgos, eso sin contar los riesgos de transitar por las carreteras de nuestro sureste. Una lástima, pues la inseguridad es la que aísla a nuestros pueblos, no la distancia. San José, la capital, es una ciudad en algunos aspectos similar a Aguascalientes en tamaño y configuración, especialmente del centro histórico, lleno de comercios y movimiento de personas.

Llama la atención lo homogéneo de la sociedad costarricense y donde no se ven los contrastes que observamos en México. Si bien si se ve algo de pobreza, tampoco se ve riqueza extrema. En los suburbios se ven desarrollos habitacionales y centros comerciales de una clase media próspera. Sorprende lo caro que resulta vivir en este país. Pero el turismo y el resto de la economía generan el empleo necesario para que la gente viva bien aunque sin lujos.

Las claves del éxito de Costa Rica podrían ser que la sociedad costarricense es más igualitaria; con un alto nivel educativo; tiene un alto grado de seguridad pública; uno de los niveles más bajos de corrupción en el continente; buenos servicios públicos como la educación y los sistemas de salud; tienen el sistema de gobierno más democrático de Latinoamérica; cuentan con bellezas naturales que atraen a los turistas y su gente es por naturaleza atenta y muy amable lo cual hace que el extranjero se sienta muy bien acogido en este hermoso país.

Hay muchas lecciones para México en Costa Rica. México tiene mucho más potencial turístico y para atraer inversión extranjera, pero la inseguridad, la falta de infraestructura y la falta de personal capacitado lo frenan. También hace falta en nuestro país gobiernos más democráticos y que haya menos corrupción. Todavía padecemos prácticas antidemocráticas que no hemos podido superar y altos niveles de corrupción que no hemos podido abatir. Las iniciativas para combatir la corrupción no tienen prioridad ni en el Congreso ni en el debate nacional.

Estamos tan cerca físicamente de Costa Rica y tan lejos de alcanzar los niveles de bienestar que tienen los habitantes de este afortunado país. Ojalá miráramos con más atención a este país vecino y hermano, que ha logrado ser más exitoso que México, para aprenderles.

Blog: octaviodiazgl.blogspot.com                            Correo: odiazgl@gmail.com