Las interrupciones al suministro eléctrico que programó el Centro Nacional de Control de Energía, CENACE, en doce estados del país, incluido entre ellos Aguascalientes, nunca arriesgaron la seguridad de la población en masa, sino que, por el contrario, se contemplaron para mantener la estabilidad del Sistema Eléctrico Nacional, SEN, señaló anoche la Comisión Federal de Electricidad.
Asimismo, recordó que las eventuales interrupciones del servicio eléctrico que, en Aguascalientes, alcanzaron algunas localidades de Tepezalá, según informó el gobierno estatal, fueron cortes de carga rotativos y aleatorios; es decir, no hubo ningún riesgo de apagones masivos, pese a la información que erróneamente se difundió, pues la CFE puso a disposición de la CENACE todas sus plantas de generación a fin de alcanzar el balance carga-generación, con lo que se logró disminuir los tiros de carga.
Estos son los cortes programados y controlados por la CENACE, que es la responsable de garantizar la estabilidad del Sistema Eléctrico Nacional y que la CFE ejecuta de manera escalonada y por bloques para que los usuarios no pasen largos periodos sin el servicio de energía eléctrica.
En ese contexto y a través de sendos comunicados nocturnos, la CFE resaltó que los servicios prioritarios como hospitales, clínicas, sistemas de agua y supermercados contarán con suministro eléctrico normal.
Refirió, además, que en atención a las condiciones climatológicas adversas en el norte de México, particularmente en la frontera con el estado norteamericano de Texas, se dejó de recibir gas natural, insumo de vital importancia para generar energía. De ahí que el balance entre carga y generación se vio afectado, por lo que se procedió a los cortes programados en aras de evitar un colapso o apagón mayor en horas de demanda máxima, por lo que reiteró que no existe riesgo alguno de apagones masivos.