La Plaza de Toros Monumental de Aguascalientes abrió sus puertas este domingo a las cinco de la tarde para recibir la Primera Corrida de Toros de esta Feria Nacional de San Marcos 2024. El español Fernando Robleño y los aguascalentenses Juan Pablo Sánchez y Miguel Aguilar protagonizaron una tarde emocionante que tuvo de todo tipo de emociones. La entrada no fue tan buena como se esperaba, ya que al ser la primera corrida del Serial Taurino se especulaba con un lleno, algo que no sucedió con tres cuartas partes de la plaza ocupadas por aficionados. Hubo varios invitados especiales, entre los que destacaron las princesas y la reina de la feria.
El abreplaza lo tuvo Fernando Robleño con «Mi Pepé», un toro que no le dio muchas opciones al ibérico, pues en poco tiempo mostró cansancio y pocas ganas de seguir embistiendo. A pesar de esto, Robleño regaló algunos buenos momentos, sobre todo por el pitón izquierdo. Al momento de matar, tuvo que realizar tres intentos con la espada para lograrlo, recibiendo palmas.
Para su segundo toro, Robleño tuvo mucha más suerte. «Cortinero», un ejemplar bravo de Barralva, veloz y con energía, le permitió al español mostrar sus mejores movimientos, hasta plasmar una faena que levantó el gusto de la afición. Al momento de matar, ahora sí no hubo fallo y Robleño selló la primera oreja de la Feria Nacional de San Marcos, para después recoger algunas flores y sombreros que llegaron desde las gradas.
Quien tuvo una tarde destacada fue Juan Pablo Sánchez, que ante su gente se agrandó con sus dos astados. Primero le tocó enfrentarse a «Chalao», un buen toro que embistió con fuerza en casi toda la faena. El aguascalentense arrancó las primeras grandes expresiones de la grada, que disfrutó por completo el espectáculo con las series de Sánchez, que fueron largas por ambos pitones. Al final, un pinchazo le quitó la oportunidad de cosechar un trofeo y de paso provocó los primeros lamentos de la tarde.
Su revancha la obtuvo con el segundo de su lote, «Almudeno», al que recibió de rodillas, volviendo a levantar los olés de la tribuna. Sánchez se entregó al máximo con entereza y valor, que fueron premiados con la cooperación del astado. Con el acero, el aguascalentense no falló y con una buena estocada confirmó su oreja, que fue aplaudida con fuerza por la plaza, que le reconoció una tarde en la que incluso pudo haberse llevado las dos orejas.
Ante la buena tarde que tuvieron los dos primeros matadores, Miguel Aguilar fue el único que no pudo tener una actuación redonda, sobre todo por el poco juego que le ofrecieron sus dos toros. Con el primero, Aguilar batalló para poder hacer su faena y en poco tiempo el toro vino a menos, hasta tener que acabar pronto con su actuación, pasaportándolo en su segundo intento y escuchando palmas por el buen esfuerzo que hizo.
Para cerrar la plaza, Aguilar tuvo que enfrentarse a «Abuelo», otro toro que no le permitió desenvolverse con entereza. Pronto el animal se fue a tablas y Aguilar no tuvo otra opción que volver a terminar antes de lo planeado con su segunda actuación de la tarde. La grada tuvo una fuerte petición por lo que el aguascalentense saludó al tercio, cerrando con un festejo que se fue sin ganador, pero que entregó buenos momentos y dio por fin por inauguradas las corridas de feria, que son uno de los eventos más esperados por la gente de Aguascalientes año con año.
Después de este primer festejo, la fiesta brava toma con fuerza el protagonismo de la Feria Nacional de San Marcos y se espera que la calidad tanto de los toros como de las faenas de los toreros se mantengan con calidad o aumenten festejo con festejo. El Serial Taurino ahora tendrá una pausa de tres días, reanudando sus emociones hasta el próximo jueves 18 de abril a las seis de la tarde, cuando Uriel Moreno, Ginés Marín y Diego Sánchez protagonicen la segunda corrida de toros de la feria con ejemplares de Montecristo, en una corrida que será a beneficencia de la Academia Municipal de Toros de Aguascalientes.