La actividad mexicana en Europa sigue su curso en la fiesta brava, y esta vez fue el turno de Sergio Flores de representar a nuestro país en la última corrida de la feria en Ceret, Francia, en la Arena de Ceret, que tuvo una gran asistencia con un lleno que le dio un toque especial al evento.
Flores compartió cartel junto a Fernando Robleño y Gómez del Pilar, lidiando toros de José Escolar que mostraron un juego desigual, impidiendo que los toreros pudieran exhibir sus mejores habilidades en el ruedo. Tanto Robleño como Gómez del Pilar recibieron ovaciones en sus primeros toros, pero luego se marcharon en silencio al lidiar toros con pocas opciones.
Sergio Flores tuvo mejor suerte, ya que el primero de su lote resultó ser uno de los mejores de la corrida. El mexicano aprovechó esta oportunidad con buenas tandas que construyeron una faena elegante y bien rematada con la espada, lo que le valió ganar la única oreja de la tarde. Sin embargo, el segundo toro de su lote no ofreció grandes opciones, y se fue en silencio en una corrida que tuvo un sabor agridulce debido al juego de los animales.
Flores fue reconocido por su desempeño, obteniendo un trofeo que se siente como caído del cielo al ser en el Viejo Continente y cumplir con una buena presentación ante el público francés.