Charlene Domínguez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Petróleos Mexicanos (Pemex) dio por terminado el contrato con Fitch Ratings, la calificadora más dura en su posición.
El cese de los servicios de calificación local y global será a partir del 4 de marzo, añadió Pemex.
La empresa petrolera argumentó una “optimización” en la contratación de este tipo de funciones para afrontar el complejo contexto económico.
La decisión, según Pemex, no representa riesgo para futuras emisiones de valores, en el mercado nacional o internacional, pues seguirá contando con los servicios de calificaciones crediticias necesarios que exige el marco regulatorio nacional e internacional para emisiones.
Pemex tiene todavía los servicios de calificaciones de Moody’s, S&P y HR Ratings.
Al rescindir su contrato con Fitch, Pemex elimina a su crítico de calificación más duro.
En 2019, Fitch rebajó a Pemex grado especulativo meses antes que Moody’s, que la ubica a dos niveles de grado especulativo. S&P Global Ratings mantiene a la petrolera en grado de inversión.
Gabriela Siller, directora de Análisis Económico en Grupo Financiero Base, dijo que la decisión le generará a Pemex pérdida de confianza y dañará su reputación y la del Gobierno.
“Fitch fue de las calificadoras que tuvieron una mano más firme con Pemex y cuando han sido los recortes en la calificación se han visto saltos en el tipo de cambio y pérdidas en la Bolsa.
“Muy probablemente el mercado vaya a interpretar la decisión como un ‘no me quieres calificar bien, no me califiques’. Esto implica pérdida de confianza sobre Pemex”, dijo Siller.
Fitch no ha emitido comentarios al respecto.