Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La Secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, transmitió un mensaje del Presidente Andrés Manuel López Obrador a los trabajadores donde les recordó la austeridad que deben guardar, evitar el influyentismo y luchar contra la corrupción que puede ser también, dijo, el robarse el papel de baño.

«La corrupción no se hace solamente de una sola manera, se hace también cuando le robo tiempo al Gobierno con mis horarios de trabajo, se hace cuando me llevo un pedazo de papel de baño, cuando cojo cosas que no me corresponden dentro del espacio donde trabajo», aseguró en un video enviado por WhatsApp a los empleados, que están convocados a regresar a las oficinas el 3 de noviembre.

Clouthier dijo que esta semana se reunió con López Obrador quien le encargó recordarles que deben procurar la austeridad y evitar el derroche económico y el amiguismo.

«También hablaba él del tema de no estar mal utilizando el tiempo cuando estamos haciendo nuestro trabajo en favor del País. Por otro lado, nos habló mucho de la importancia del influyentismo, cuidado con el influyentismo, cuidado con utilizar mecanismos que no favorecen y que están en contra de los compromisos que él ha adquirido y el tema de la corrupción», sostuvo.

«Los invito a que cumplamos no solamente como servidores públicos, sino que cumplamos con aquellas promesas que se hicieron en beneficio de la Nación», indicó.

Dos empleados de Economía reprocharon el llamado, pues dijeron que se han entregado jefaturas a personas que no cumplían el perfil y que además, durante la pandemia, les quitaron equipos como computadoras, impresoras y teléfonos y redujeron oficinas.

«A gente nueva sin carrera y les dieron jefaturas y dicen que no al influyentismo», lamentó un trabajador.

Otro trabajador dijo que los han citado para ofrecerles su jubilación anticipada.

En junio de 2020, REFORMA informó que la Secretaría de Economía cedió cuatro de sus siete inmuebles, incluidos el Centro Social y Cultural y la antigua sede de su sindicato, para que sean rematados o sirvan al nuevo Banco del Bienestar, que dispersará todos los apoyos del Gobierno.