Los policías preventivos del Grupo de Operaciones Especiales de la DSPM de Asientos y El Llano frustraron el ingreso a Aguascalientes de integrantes de la delincuencia organizada, al interceptar un automóvil en el que viajaban varios sicarios armados.
Aunque los sospechosos lograron burlar el cerco policiaco y escaparon hacia el monte, los policías municipales aseguraron un vehículo y cinco armas de fuego cortas, además de una máscara de látex con el rostro de un demonio.
Fue durante un operativo disuasivo que llevaron a cabo el viernes por la madrugada cuando detectaron, abandonado a un costado de la carretera estatal No. 43, a la altura del poblado de La Luz, un automóvil VW Polo, color blanco y con placas de circulación de Aguascalientes, el cual tenía la alarma activada y las puertas abiertas.
Lo anterior les pareció sospechoso a los oficiales, por lo que detuvieron la marcha de las patrullas y se aproximaron para investigar.
Al momento de registrar el interior de la unidad automotriz, localizaron, en un compartimiento especial, la máscara, cinco pistolas tipo escuadra con sus respectivos cargadores abastecidos con 13 cartuchos útiles, siendo 2 calibre 45 mm., dos más de calibre 40 y una de calibre 357.
Por los indicios se presume que los sicarios que se desplazaban por la carretera estatal No. 43 con rumbo al poblado de Palo Alto, municipio de El Llano, detectaron el convoy de patrullas por lo que decidieron abandonar el automóvil VW Polo y decidieron internarse al monte con la intención de escapar.
Las cinco armas de fuego y el vehículo fueron aseguradas y trasladadas a la Fiscalía General de la República, donde quedaron a disposición del agente del Ministerio Público Federal.