Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores la nota del día que inevitablemente acapara por sus amplias connotaciones e impacto es el “coronavirus”, cuyos efectos no sólo son de índole local, sino al contrario está en todo el planeta, pero no sólo su afectación se circunscribe en el ámbito exclusivo de la salud en el que la gente enferma y algunos tienen un desenlace trágico, no importa que sean pocos si se habla de porcentajes, pero de que algunos mueren y que es contagioso es indudable. Al referirme a lo global también lo es el alto impacto en la economía, en el ambiente parece generar una reacción positiva por el hecho de que ha disminuido la polución y algunas especies de animales silvestres en varias partes del mundo aparecen en las calles, campo incluso en los océanos.

Sin embargo, no todo parece ser miel sobre hojuelas, ahora y después de la pandemia el ambiente puede ser afectado si no se hace un manejo adecuado de los residuos y desechos no sólo de hospitales, sino de los propios hogares, puede llegar al grado que la considerada fauna nociva pueda transportar el virus, la contaminación puede estarse apareciendo o generar otros focos y eso sucede en nuestros hogares, barrios, colonias o en la misma ciudad.

Puede llegar a aseverarse que el consumo de agua es menor por que la actividad industrial y de servicios se encuentra suspendida, sin embargo, la gente está ahora en su casa y ahí se está consumiendo y requiriendo más agua, consume más energía eléctrica, etc. generando más desechos y si hay un elemento contagiado, si no hay la prudencia no sólo en la movilidad de las personas sino de los objetos, la permanencia del virus será inevitable.

Apenas estamos descubriendo los temas que son transversales al virus y visualizando su impacto en el mediano y largo plazo, sobre la marcha los iremos descubriendo o confirmando, pero no todo debe quedar en encontrarse a la expectativa, sino construir escenarios en cada rubro como la economía, salud, industria, agricultura, educación, ámbito social, servicios públicos, etc. Puesto que sólo así podrá darse una mejor respuesta y no descansar en la impericia de algunos decisores.

En cuanto al agua hemos visto su relevancia como elemento primordial en la prevención que junto con el jabón es una medida eficaz de prevención, asociada a la prudencia en evitar aglomeraciones y respetar la llamada sana distancia. Lamentablemente, la disponibilidad de agua es un problema de gran dimensión, porque uno de los mayores problemas en casi todas las ciudades mexicanas ha sido la ineficiencia del servicio, consecuencia de omisiones, irresponsabilidades y visiones electoreras que han propiciado el que los organismos operadores de agua en los municipios sean un ejemplo de lo que no se debe de hacer en un servicio público; es un legado grave desde los orígenes cuando se implementaron los servicios de agua, pero que ninguna administración gubernamental ha estado la altura del reto.

Vale la pena resaltar que el tema del coronavirus no debe sólo considerarse desde el apartado del agua potable, debe verse en todo lo que corresponde al ciclo urbano del agua, desde garantizar la distribución de agua potable sin presencia de patógenos, pasando por el alcantarillado y saneamiento, vale la pena poner atención en el alcantarillado, se ha comentado de la diarrea que presentan algunos infectados y existen un antecedente que podría revisarse, les comparto el enlace con Perfil y  Bloomberg, (Fuente:https://www.perfil.com/noticias/bloomberg/bc-coronavirus-aparecio-en-alcantarillado-previo-a-brote-en-holanda.ph  con la finalidad de que lean el reportaje sobre la planta de tratamiento de un poblado de Holanda Amersfoort donde se encontró presencia de material genético del Coronavirus y por supuesto en las alcantarillas previo al brote, pudiéndose convertir en una forma de alerta, pero también para evitar contagios en el personal que da mantenimiento y limpieza en las alcantarillas y reforzando las medidas en cada planta  de  tratamiento.

Si hay presencia del virus COVID-19 en la red de alcantarillado existen experiencias en México del cómo se operó con los programas de Agua Limpia a fines del siglo XX y principios del actual, en el efectivo combate a la epidemia de Cólera que fue un problema. Vale la pena advertir a los usuarios que no abusen del uso del cloro echándolo a los inodoros, pueden limpiarlos sí, pero echarlo en exceso estropea el funcionamiento de las plantas de tratamiento de aguas residuales, con lo que afectarían el proceso y se reduciría la calidad del agua tratada. Recuerden que debemos emprender acciones tendientes para que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com