Sergio Alonso Méndez

La Noticia:

El peregrinaje anual Hajj realizado por musulmanes alrededor del mundo ha comenzado en Arabia Saudita, en una escala dramáticamente menor a causa del coronavirus… (bbc.com).

Comentario:

Ciertamente no se compara con el nivel de peregrinaje a la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México, pero aún así dos millones de peregrinos, el número usual, van a perder la oportunidad de viajar a La Meca y eso genera efectos secundarios extraordinarios.

Para hacernos una idea del número de peregrinos, baste saber que en diciembre pasado la Basílica de Guadalupe fue visitada por alrededor de diez millones de fieles. En principio, todos voluntarios. Así que los dos millones típicos de La Meca palidecen en comparación. El punto principal es que este año Arabia Saudita no permitió visitantes de otros países y limitó el número de peregrinos a sólo diez mil. Y estos diez mil con sus cubrebocas y caminando en círculos permitiendo la sana distancia alrededor de la Kaaba.

La Kaaba es un cubo en el centro de una mezquita y los musulmanes lo consideran el punto más sagrado de la tierra. Dentro de ese cubo se supone está la piedra de los pecados. Una piedra que se volvió negra debido a los pecados del mundo. Está encerrada en la Kaaba y no hay acceso a ella, salvo quizá, los altos niveles del sacerdocio. En la peregrinación anual o Hajj, los musulmanes buscan orar alrededor de la Kaaba.

Para los devotos de la virgen de Guadalupe, el peregrinaje es opcional. No tanto para los musulmanes que tienen al peregrinaje como uno de los cinco Pilares de su religión. No necesariamente en ese orden, ellos son: (1) La oración de pertenencia. (2) Oración cinco veces al día, siempre orientados a La Meca, o específicamente a la Kaaba. (3) Peregrinaje a La Meca al menos una vez en la vida, aunque se perdona a los enfermos e indispuestos. (4) Ayuno en el mes de Ramadán, nuevamente disculpando a los enfermos. El ayuno es solo diurno ya que en las noches se puede comer. (5) Ayuda a los pobres. Esto ha permitido estabilidad social.

Al ser un mandato, los musulmanes de todo el mundo hacen planes para cumplirlo. Este año, el virus impidió a musulmanes del norte de África, otros países del Medio Oriente y países del sureste asiático, viajar. Así que el 2021, si ya levantó la crisis, habrá peregrinos extra.

¿Cuál es el efecto del coronavirus? En La Meca los choferes de taxi están quebrados. Normalmente durante el Hajj obtienen ingresos para todo el año. Y lo mismo va para hoteles y restaurantes. Las agencias de viajes están despidiendo personal. Incluso en Kenia, en el centro de África, se sienten los efectos. Resulta que ganaderos kenianos exportan miles de cabezas de ganado en esta época a Arabia Saudita. Hoy no saben qué hacer con el ganado que se les está quedando. La pregunta es: ¿qué pasará si el 12 de diciembre aún está la pandemia activa? ¿Cómo afectaría a La Villa y sus alrededores?

 

Sergio Alonso Méndez posee un doctorado en Negocios Internacionales por parte de la Universidad de Texas

salonsomendez@gmail.com