Se ha advertido que el 2021 será complicado económicamente, toda vez que la prioridad seguirá siendo la salud, y si bien la actividad productiva se ha reactivado, se pedirá que los apoyos e incentivos para las empresas de todos los giros y tamaños no cesen, pues será muy necesario contar con un impulso de esa naturaleza, externó el presidente de la Coparmex, Raúl González Alonso.
De antemano es casi seguro que por parte de la Federación se tendrá poco, pero lo deseable es que al menos no haya tanto recorte presupuestal para los estados y municipios, para que éstos tengan un margen de maniobra de recursos y sin desatender los distintos servicios que prestan, haya oportunidad de apoyar al sector empresarial.
Por lo que respecta a la Coparmex se insistirá en la necesidad de contar con el salario solidario que permitiría preservar el empleo y un apoyo para aquellos que perdieron su trabajo, pero se necesita que las empresas que creen empleos formales también sean parte de ese impulso para que no se detengan, considerando que si se genera producción, hay empleos y pago de impuestos.
Con esta visión es que se insistirá en que los apoyos económicos para el año entrante deberán permanecer, por parte del Gobierno Estatal se ha tenido en la medida de lo posible, pero ha faltado la atención de la Federación.
A nivel local se reconoce el esfuerzo que se ha hecho en beneficio principalmente de las micro, pequeñas y medianas empresas que en los tiempos más críticos de este año pudieron sobrevivir en su mayoría, pero es algo que será necesario no detener para darle dinamismo a la economía estatal.
El dirigente del Sindicato Patronal, sostuvo que dar este tipo de apoyo a las empresas de menor tamaño, no significa “regalar el dinero”, se trata de dar liquidez a un sector que entró en crisis severa por la pandemia y que ahora necesita recuperar su estabilidad e inclusive crecer, pues de ellas depende la mayor parte de los empleos y de tener trabajo, también se logra dar serenidad en la economía de las familias.